Metronomy se vuelve “Retro-nomy” y da vida a “Love Letters”

@volta_themute

Después de su exitosísimo y elogiado álbum del 2011, “The English Riviera”, Metronomy regresa con su cuarto álbum de estudio llamado “Love Letters”, que lo conforman diez canciones tan diferentes e iguales a la vez.

Con “Love Letters”  sucede que, aún siendo el disco nuevo de la banda liderada por Joseph Mount, tiene tientes retro, suena nostálgico y  fresco, como si Metronomy perteneciera a las décadas gloriosas de los setentas u ochentas.

El disco lo abre ‘The Upsetter’ , una canción tranquila, con buen bit, y una letra que, acompañada con el resto de las armonías y el final con un mini solo de guitarra, se convierte en un tema amoroso que inspira a cantar de inmediato.

El segundo tema es ‘I’m Aquarious’ su primer sencillo, este tema sigue la línea de ritmos suaves, aunque nos encontramos con un coro pegajoso el cual sentencia una y otra vez “I´m aquarius” y sigue a lo largo de la canción creando un ambiente siniestro pero que no dejarás de escuchar.

‘Monstrous’ mantiene el ambiente, el sonido del piano se incrusta directo en nuestro oídos y nos sumerge en la letra del tema, sin embargo si quitamos la voz de Mount, quedaría una perfecta canción de videojuegos de misión.

A continuación llega ‘Love Letters’ que sin objeción es una de las mejores canciones del álbum, armoniosa, feliz, pegajosa y bailable, algo a lo que Metronomy nos tiene acostumbrados. El tema refleja un ritmo setentero con coros al más puro estilo de ABBA cortesía de Anna Prior. ‘Love Letters’ es el segundo sencillo del álbum.

Lee también:  El evento de 'Rogue One: A Star Wars Story' será transmitido en vivo por Twitter

Después del track anterior, ‘Month of Sundays’ llega para bajar el ritmo nuevamente y en este contamos con un sonido más persistente de la guitarra más que de sintetizador, el coro repetitivo se vuelve un tanto pegajoso pero a la vez chocante, y esto, a su vez, lo vuelve el tema más flojo de la producción.

¿Quién diría que los ritmos ochenteros están de regreso? , ‘Boy Racers’ es la canción instrumental que nos presentan, sí es bailable, sí es pegajosa, pero además de todo esto, tiene la magia de añorar viejas épocas, el sonido a pesar de que se ve influenciado por los bits de los ochenta, no deja de sonar a la banda en cuestión, enseguida, de una manera casi tajante, comienza ‘Call me’ otro tema con aires tranquilos pero con un poco mas de movilidad, sintetizadores juguetones, piano y una voz aguda.

La siguiente canción ‘The Most Inmaculate Haircut’ es tal vez otro de los high lights del álbum, es una canción suave, con un coro suave y un bajeo inmaculado, sutilmente melancólica y que a media canción incluye un fade out que añade un toque más intimo de este tema.

Lee también:  Medeski, Ranaldo y Méliès, el maridaje perfecto de Bestia

En el penúltimo track  llega nuevamente la fiesta, la alegría y el baile casi tipo a-go-go por el guiño, nuevamente, a una era setentera, hablo de  ‘Reservoir’ que intenta despedir el álbum con ritmo, con un buen piano y los sintetizadores característicos de Metronomy.

Finalmente cierra con ‘Never Wanted’ el tema más sereno, lento pero con pasajes musicales oscilatorios, con una presencia nuevamente fuerte del bajo, que pareciera parte la canción en secciones coro/verso, una canción que canta la guitarra y la voz líder, una canción que despide al álbum casi acústicamente.

En perspectiva y analizándolo en su totalidad, podemos decir que “Love Letters” es bueno y  que aunque, tal vez no supera a su antecesor, sin duda vale la pena escucharlo, el álbum cumple, y mantiene el sonido característico de los ingleses, notoriamente con nuevas influencias y/o estilo,  es alegre, bailable a momentos, ingeniosamente nostálgicos pero no tristes, dividido por temas lentos pero con su contra parte, con temas rítmicos y por instantes con canciones algo quisquillosas pero algunas otras que no te cansaras de reproducir una y otra vez.

Compártenos tu opinión:

share on: