Moderatto, una broma duradera

Moderatto

¿A quién no le gusta echar desmadre con sus amigos? Hay gente que vive para eso y en las condiciones adecuadas se ha demostrado que esa carrilla y ociosidad dejan algo bueno, juntarse con unos amigos a tocar covers es una buena forma de poner en práctica las habilidades como músico, y a largo plazo poder crear algo con ellas, tocar en un bar, hacer tributo, crear material original, etc.

Llegó un punto en 2001 en el que un grupo de músicos experimentados decidieron formar una banda de covers, tomando como referencia a esas bandas excéntricas y llenas de excesos que llenaban de glam metal los charts musicales, como es el caso de Mötley Crue, Kiss, Poison, etc. A esta idea le adicionaron no sólo guitarrazos y baterías potentes, sino también la peculiaridad de interpretar éxitos pop, como una forma de contraste, este resultado empezó como una broma, es ese instante en el que escuchas a un grupo de metal tocar una cumbia para echar desmadre en lo que afinan para tocar a Cannibal Corpses, a ese concepto le pusieron el nombre de Moderatto, y pésele a quien le pese, nos demostró que puedes generar una cobertura mediática y económica amplia, además de tocar en un Auditorio Nacional, haciendo covers.

Así que a través de este medio conoceremos un poco de la historia de este exitoso modelo de negocios, que más alla de eso demostró que echar desmadre y divertirse es productivo, así como algunos ejemplos que nos demuestran que esta idea ya había sido utilizada antes, de igual manera, con exitosos resultados.

Echemos desmadre:

Uno de los puntos a tocar en la agenda de Marcelo Lara era crear una banda de rock de los ochentas, tomar esa musicalidad y replantearla, bien dicen que reinventas un género mezclándolo con algo más, fue así como su idea inicia, bajo la complicidad de El Cha; bajista de Fobia, que en ese momento accede a crear un concepto, que él mismo describe como “un grupo de bodas, pero exagerado”. Poco a poco empiezan a juntar más músicos, hasta establecerse de forma definitiva.

El objetivo era simple, divertir a la gente, pasarla bien mientras escuchabas y cantabas canciones que te sabías, no necesariamente porque te gustaran, pero que bajo esa onda de echar desmadre no importaba mucho, fue así como poco a poco se fue integrando ese teatro de la parodia y parafernalia, al que coronaron con la cereza del pastel, creando una historia al rededor del grupo:

“La banda es iniciada por Brian Amadeus y su hermano Xavi, descendientes del afamado músico italiano, Marcello Moderatto, quien enamorado de México decide quedarse a vivir en dichas tierras, en donde la agrupación empieza a hacer sus primeras tocadas, sin obtener un reconocimiento general, lo cual los lleva a emprender una gira mundial, en donde pisan países como Japón, Italia, Estados Unidos, etc. Alcanzando fama mundial y haciéndolos artistas multiplatino. Luego de esto llegan de forma muy humilde a México estrenando su álbum “Resurrexion”, dándoles el reconocimiento que habían perdido por muchos años”.

Fuera de la fantasía ochentera que nos ofrecen, el cliché del cliché, en 2001 graban su álbum debut “Resurrexion” y tocando en lugares para la fresada como el Bull Dog Café, Moderatto se fue armando de una contagiosa fan base que se divertía al ritmo del “sacrílego” rock fresa de los cinco integrantes, haciendo que su fama creciera como la espuma, no siendo hasta 2004, con la salida de su exitoso y muy criticado “Detector de Metal” que el grupo se haría realmente famoso, creando de igual manera, una gran base de detractores y logrando cosas como ser teloneros de Kiss.

La idea que mejor pudieron aterrizar de su esencia musical fue, tocar y parecerse a The Darkness, mientras hacen mashups diferentes, mezclando solos y riffs conocidos, al punto en el que escuchamos letras de canciones de Cristian Castro o Alejandra Guzmán, esa extraña combinación parece haber mutado y convertido en un producto altamente consumido.

¿Qué pedo con esto?

Moderatto se volvió popular de una forma muy rápida por una razón sencilla, es un material kitch, y el kitch siempre vende, esto se ha demostrado de muchas formas, una parodia o burla en ocasiones se vuelve éxito por reinventar el género y este caso en particular sólo es una parte de muchos otros que ya habían triunfado en una visión muy específica de los ochenta.
Uno de los antecedentes más famosos que ha existido de esto se da en el pseudocumental “This Is Spinal Tap”, esta cinta de 1984 que retrata la vida de tres rockeros británicos que viven en la decadencia, ya que su fama y excesos genera tensiones en la banda, lo que poco a poco desencadena a una inminente ruptura. Las situaciones presentadas dentro de la cinta hacen una parodia llena de humor a todas esas bandas e ideas que se tenían en los ochentas, siento tan bien recibida que Spinal Tap rompió la cuarta pared y grabó una serie de discos exitosos, convirtiendo a la cinta en un filme de culto.

El año en el que explotó el fenómeno Moderatto, también era testigo de una cinta que retrataba esta vida desde una perspectiva un poco más dramática, se trató de “Rock Star” cinta que se basa en la vida de Tim “Ripper” Owens, el vocalista que pasó de una banda tributo a ser el nuevo frontman de Judas Priest, sólo que en esta ocasión nos topamos en unos alocados años ochenta, con las excentricidades y lujo de los rockeros de esa época.

Finalmente, y no tan popular, en 2012 un musical de grotesca composición también retrató a los ochentas muy a su estilo “Rock Of Ages” mostró, al estilo Broadway, las dificultades, burlas y sonidos de una época, lastimosamente no logró un gran éxito en taquilla, ni con la audiencia, una cinta para el olvido, pero siendo la prueba de que los ochentas son una mina de donde poder seguir explotando.

La comedia es algo serio

A pesar de lo que se pudiera creer, Moderatto hace su música de forma honesta, ahí confiere que su trabajo no luzca lo suficientemente grotesco como para no ser tomado en cuenta, y esa es la base de todo, muchas veces en la música se concretan proyectos que merecen olvidar y la intensión bajo la cual fue creada es parte de este factor.

Un ejemplo claro de esto es el equivalente a Miley Cyrus en mexicano…Cristian Castro, quien con sus declaraciones y excentricidades, que no son tan ochenteras, pretendió venderse de una manera similar, al sacar un disco de metal con una banda llamada La Esfinge, el resultado, un desastre con mucho morbo, ya que los medios generaron una expectativa enferma, resultó “coincidentemente” que tuvo una amplia exposición en televisión y redes sociales, tras las obvias intenciones de generar audiencia, pisó un escenario del Vive Latino, terminando de forma desastrosa un concepto que pudo haber igualado, pero por poca estrategia no logró, y que de todas formas no hubiera prosperado, ya que la parafernalia efectiva va más allá de vestirse de negro y cantar sobre cosas oscuras, la transformación es importante, se puede generar tanta controversia como aceptación, saber manejar la balanza es importante y en este caso no lo fue.

A ver cuando se muere esta madre

A pesar del odio y aburrimiento que genera en un gran circulo de personas, Moderatto, se encuentra a poco tiempo de estrenar un nuevo álbum llamado “Malditos Pecadores”, el cual se consigue a través de una dinámica realizada por una famosa refresquera, este disco intenta regresar a lo que los catapultó, intentando obtener los mismos resultados.

Pero en esta ocasión es diferente, contar con un patrocinio grande, la firma de una disquera que te respalda, una gran cantidad de ingresos gracias a la publicidad y un elemento escandaloso que hace voltear a los reflectores y mantener la atención, definitivamente con estas recompensas ¿Quién dice que echar desmadre no te lleva a nada?

Términos de búsqueda:

  • disfraz de moderatto

Compártenos tu opinión:

share on: