Mono en El Plaza Condesa: las reglas del culto y el gusto | Freim