Morrissey se pronuncia (otra vez) contra la crueldad animal y la monarquía