Nicolas Jaar- Nymphs III

jaar

Nicolas Jaar se ha convertido en uno de los productores más prolíficos que tenemos hoy en día. Su técnica, pulida y practicada desde hace tantos años, lo ha llevado incluso a ser mirado con ojos cautelosos y curiosos. Como si se tratara de una especie de mito en vida o alguien a quien su oficio lo consume a tal punto de no brindar mucha constancia a su obra. A veces amorfa y a veces tan familiar, la música de Jaar siempre ha sido motivo de celebración y aplausos. Con su nuevo disco no iba a hacer una excepción.

Luego de aquel memorable Space is Only Noise que lo llevó a los más altos reflectores y de otros tantos splits y ep’s que rodearon ese disco, Jaar dejó de hacer música un tiempo para después regresar con Darkside, el ambicioso proyecto que compartía con Dave Harrington en el que creaban piezas progresivas de ensueño y que actualmente se encuentra en proceso de disolución. Hoy, en pleno 2015 regresa en solitario para recordarnos por qué es uno de los que más nos gustan y por qué había estado tan lejano todo este tiempo. Nymphs III es una más de esas excusas de exhibición y no podía estar mejor ejecutada.

Lee también:  M83 musicalizará un nuevo show del Cirque du Soleil

Y es que pareciera que Jaar no está de vuelta para crear, sino para mostrar lo creado. La música inmediata que precede a Nymphs III es un vinilo que comparte su nombre y el soundtrack perdido para una película soviética de la década de los sesenta. Es como si tratara de exhibir aquello en lo que se enfocó durante años para regresar de manera triunfal a hacerlo nuestro sin empacho. No es sorpresa que se escuchen distintos uno de los otros, como tampoco es sorpresa que pudiera venir algo instantáneo justo después de aquí. Es el mito reafirmando su personalidad y deformando lo que conocemos como su legado.

Nymphs III está conformado por tan sólo dos canciones que parecen tener sentido si se recuerda al otro par de su antecesor. Basta con leer el nombre de las canciones para darse cuenta: The Three Sides of Audrey and Why She’s All Alone,  No One is Looking at U, Swim, Mistress. Es como si contara la historia de esa mujer en cuatro canciones y cuando terminan de escucharse pareciera que todo termina en un desgarrador final. Es, una vez más, Nicolas Jaar explorando la curiosidad de la narrativa y la recepción de quién la escucha. En conjunto podría ser un ep de cuatro canciones aislado y con sentido propio, de la misma manera que el resto de su obra.

Lee también:  Mira a 150 grandes personajes femeninos del cine recopilados en un video de 4 minutos

Al final del día Nymphs III es uno de esos discos que de largos tienen poco pero que en sus entrañas tienen mucho más de lo que se pudiera pensar para una producción de tan sólo dos canciones. En la mente de Nicolas Jaar no hace falta hacer un trabajo de grandes proporciones para hacerlo ver transitar por distintas formas y apariencias, ni tampoco basta un concepto elaborado para añadirle un valor agregado. Para él sólo basta crear un mito a base de obra y dejar que el resto lo hagamos nosotros. Y nosotros lo hemos hecho bastante bien hasta el día de hoy.

 

Compártenos tu opinión:

share on: