No se dice otaku. Pop nipón noise y más allá, con Bis Kaidan

Bis Kaidan

Por @Raika83

Así como a Borges no le parecía inverosímil que en cualquier anaquel del universo existiera un libro total, el posmodernismo, la tecnología y el eclecticismo cultural ha permitido que un artista sonoro pueda ser fan de Bronco, que un metalero incorpore en sus letras influencias de José María Napoleón, o que los integrantes de la extinta boy band, Uff, fueran fans recios de Tool, como Christian Castro.

Las orgías musicales, los crossovers pluriculturales y el sincretismo sonoro dan de vez en cuando cosas que parecen raras y en apariencia irreconciliables, pero que tienen mucho sentido. Jojo Hiroshige es un emblemático guitarrista japonés que comanda el proyecto de noise y música experimental, Hijokaidan, banda de principios de los ochenta hasta nuestros días.

Hijokaidan

Hiroshige transgrede géneros y tendencias musicales, está en la incansable polarización sonora, con especial atención en exponer distintos elementos de la cultura oriental. Justo el año pasado nació de la cabeza de Hiroshige, el proyecto Bis-Kaidan es una mezcla demoledora entre una banda punk-noise y el mundo alienado y retorcido de los “idol group”, como son conocidos las agrupaciones de corte “boy band” en el lejano oriente.

Lee también:  Poemas de desamor de grandes poetas

Inicialmente, el proyecto pretendía el acercamiento de Hiroshige con el idol group llamado Momoiro Clover Z, el cual se iba a llamar Momoclo Kaidan. Pero los fans de Hijokaidan sugirieron en redes sociales que la banda nipona BiS era la indicada para lo que el guitarrista buscaba. ¿El resultado? Melodías extremas y revientatímpanos con pop y coritos pegajosos. La dulzura e infantilismo de las colegialas bailadoras, amantes del cosplay y la ñoñez se mezclan con un performance absurdo-perverso-noisero de altos vuelos y decibeles.

Bis

Lo interesante en BiS-Kaidan es ese grado de indefinición que causará repulsión tanto en los fans de la música de un idol group y de los contoneos de Justin Bieber. Pero también los avant garde de la pasta de lentes más gruesa sudarán frío al oír a BiS-Kaidan.

Lee también:  Medeski, Ranaldo y Méliès, el maridaje perfecto de Bestia

En junio de este año salió el primer disco homónimo, que combina la perversión de Lolita con manchadez y desmadre sonoro. Es como si le hubieran atravesado una cuerda de la guitarra de Melt Banana a La Voz México en versión nipona. ¿Un guácala qué rico sonoro? ¿pretensión efectiva? ¿o simple payasada? BiS-Kaidan no es una banda por la que te vas a volver loco, pero si te gusta Melt Banana, Fantomas o hasta Descartes a Kant, seguro le vas a agarrar un poco el chiste a esta chachara del Oriente.

Como dato adicional: si te gustó el disco y eres fan del noise, la versión en vinil contiene 40% más ruido, cortesía de la guitarra de Hiroshige.

Compártenos tu opinión:

share on: