Noche electrónica en Aural: no tengo un rumbo, tengo un motor