Nudozurdo y sus cuerdas acústicas | Freim