Omar Rodríguez y su experimento llamado “Bosnian Rainbows”

1012302_10151525090991365_1871623261_n

Escrito por: Jerónimo Luna

¿Cómo esperarían el regreso a las andadas de un músico, de esos que se sienten divinos, a la actividad tras terminar, en circunstancias poco claras y hasta enredadas, con su anterior agrupación?

Bosnian Rainbows puede no ser la mejor respuesta, pero es una. Y es la que marca el regreso de Omar Rodriguez, ex The Mars Volta, con un grupo del que curiosamente no pretende ser el protagonista. Ademas, en este regreso, en el que decide empezar de cero no está solo, pues llega acompañado de Teri Gender, la feroz vocalista de Le Butcherettes.

Y ahora nos presentan un disco homónimo bajo la producción de Johann Scheerer y el sello Clouds Hill.

De entrada podemos decir, de este disco, que Omar deja de lado esos insufribles e interminables tracks para hacer canciones más convencionales de alrededor de 4 minutos y de casi 7 en el peor de los casos, lo cual se agradece pues el disco se vuelve mas amigable.

Lee también:  Mira en un video todas las películas que salieron en 2016

El disco inicia con ‘Eli’, misteriosa y larga, tal vez en este momento dudarían sobre si de verdad ya no es The Mars Volta. Ya en ‘Worthless’ el camino es distinto, pues la inclusión de elementos electrónicos y efectos de voz, nos dejan ver que algo esta cambiando. ‘Dig right in me’ suena mas rítmica.

Todo cambia y se pone bueno cuando llega ‘The eye fell in love’ en donde Omar cambia las guitarras estridentes por beats electrónicos que la hacen, por momentos, hasta bailable. ‘I cry for you’ y la voz de Teri nos hace pensar en Patti Smith, me recuerda a algo en los 80’s. ‘Morning sickness’ es un viaje al synthpop viejo pero elegante. ‘Torn Maps’, rítmica, con base en el bajo.

Lee también:  Esta parodia del video de "Famous" de Kanye West con perritos es lo mejor que verás hoy

El disco parece iniciar de nuevo cuando encontramos ‘Turtle neck’, balada cantada a dos voces y en dos tiempos. ‘Always on the run’ y ‘Red’ sirven de rítmico preámbulo para el cierre del disco con un track que funcionaria mejor hacia la mitad del disco y no al final, y este es ‘Mother, Father, set us free’, misterioso, para escucharlo sin luz y fumando un buen cigarro.

No sabemos que será de Bosnian Rainbows, como proyecto y como disco, pero es una vuelta a lo que nos tenía acostumbrado Omar y una nueva faceta de Teri y el experimento bien vale la pena.

Compártenos tu opinión:

share on: