10 películas de amor para llorar

películas de amor para llorar

¿Estás triste y necesitas una buena razón para llorar? Aquí te presentamos 10 películas de amor para llorar. Cine independiente que te hará llenar todo de mocos y lágrimas, así que prepárate para un maratón de tristeza.

 

10 películas de amor para llorar

El ocaso del Samurai

Es una película japonesa del año 2002, dirigida por Yôji Yamada y con Hiroyuki Sanada, Rie Miyazawa, Nenji Kobayashi y Ren Osugi como actores principales. Fue candidata al Óscar a la mejor película extranjera.

Seibei Iguchi es un samurái de rango inferior del clan Unasaka que vive en la provincia de Shonai, al noreste de Japón y trabaja como burócrata en el Japón de mediados del siglo XIX. Para mantener a su madre, ya senil, y a sus dos hijas, este samurai viudo se verá obligado a hacer algún trabajo extra. Un día, Iguchi se entera de que Tomoe, su amor de toda la vida, se ha divorciado de su cruel marido, de modo que se abren nuevas perspectivas en su vida. Un guerrero atado por el código de honor de los samurais cuya capacidad se acabará poniendo a prueba en una sociedad moralista. El ocaso del Samurai” te conmoverá con su historia de amor prohibida, sentimental y también te hará brincar de tu sillón con sus escenas de acción.

 

Con ánimo de amar

Es una película hongkonesa del año 2000, escrita y dirigida por Wong Kar-Wai y protagonizada por Maggie Cheung y Tony Leung Chiu Wai. Fue ganadora en el año 2000 en el Festival de Cannes en las categorías de Mejor Actor (Tony Leung) y Premio técnico.

Hong Kong, 1962. Chow, redactor jefe de un diario local, se muda con su mujer a un edificio habitado principalmente por personas de Shanghai. Ahí conoce a Li-zhen, una joven que acaba de instalarse en el mismo edificio con su esposo. Ella es secretaria de una empresa de exportación y su marido está continuamente de viaje de negocios. Como la mujer de Chow también está casi siempre fuera de casa, Li-zhen y Chow pasan cada vez más tiempo juntos y se hacen muy amigos. Un día, ambos descubrirán algo inesperado sobre sus respectivas parejas. Se dice que es la historia de amor más triste del mundo, así que mejor prepara los kleenex para moquear durante 95 minutos.

 

Lan Yu

También fue presentada en festivales extranjeros como el Festival de Sundance y Cannes 2001.

CHEN HANDONG: “Hemos decidido dejarnos de ver de ahora en adelante, pero siempre podrás acudir a mí. En caso de emergencia, espero que me llames.”
LAN YU: “Nunca olvidaré lo que dijiste cuando nos conocimos. ‘Cuando dos personas se conocen demasiado bien, es hora de separarse.’ Así que me digo a mi mismo que te quiero menos, para que el final sea menos doloroso. Ya sabes, me prometí que en el futuro no dejaría que me rompiesen el corazón de nuevo.”

En 1988, Chen Handong es un hombre de negocios de mucho éxito que reside en Beijing, donde oculta su propia homosexualidad. Lan Yu es un chico de pueblo que llega a la ciudad para estudiar arquitectura, pero tiene serios problemas económicos. Convencido de solucionar dichos problemas, Lan Yu decide prostituirse y acaba siendo acogido por Chen Handong. Mientras Lan Yu comienza a enamorarse de él, Chen deja bastante claro que no pretende establecer ningún tipo de lazo sentimental. Eventualmente, Chen abandona a Lan Yu decidido a intentar establecer lo que considera una vida normal casándose con una mujer. Pasado un tiempo, el matrimonio de Chen fracasa, y un casual reencuentro con Lan Yu le dará otra oportunidad. Las cosas se complican cuando la policía comienza a investigar a Chen Handong por fraude y contrabando. Las lágrimas saldrán cuando termine.

 

Los amantes del puente nuevo

Es una película francesa de 1991, dirigida por Leos Carax y con las actuaciones de Juliette Binoche y Denis Lavant. Fue ganadora del Premio del Cine Europeo a la Mejor Actriz Europea, el Premio del Cine Europeo al Mejor Editor y el Premio del Cine Europeo al Mejor Director de Fotografía.

Escenificada en los alrededores del Puente Nuevo (en realidad el puente más antiguo de París) en los días en que estuvo cerrado por reparaciones, la película presenta una historia de amor entre dos indigentes: Alex (Denis Lavant) y Michèle (Juliette Binoche). Alex es un artista callejero adicto al alcohol y a los sedantes y Michèle una pintora que terminó viviendo en las calles debido a una decepción amorosa y a una enfermedad que ha disminuido lentamente su vista. La película retrata la dura existencia de ambos en el puente al lado de Hans, un indigente más viejo que ellos. Conforme su vista se deteriora, Michèle se vuelve cada vez más dependiente de Alex. Cuando surge la posibilidad de un tratamiento, la familia de Michèle trata de localizarla a través de carteles y anuncios en la radio y, con el temor de que lo abandone si recibe el tratamiento, Alex trata de evitar que Michèle se entere de que su familia la busca. Las calles, los cielos y el río Sena, al igual que las celebraciones del Bicentenario de la Revolución Francesa en 1989, sirven de fondo durante la mayor parte de la película. Les va a gustar.

Punch drunk love

Titulada en español “Embriagado de amor, es una película estadounidense del año 2002, escrita y dirigida por Paul Thomas Anderson y protagonizada por Adam Sandler y Emily Watson. Adam Sandler recibió una nominación al Globo de Oro por esta película.

Barry Egan (Sandler) es dueño de una empresa de desatascadores para baño y otros artículos parecidos. Tiene siete hermanas insoportables que a menudo lo ridiculizan y lleva una vida muy solitaria, en ocasiones sufriendo ataques de rabia. Una mañana, después de presenciar un extraño accidente, se encuentra con Lena Leonard (Watson), quien provocó el encuentro intencionalmente después de verlo en una foto familiar de su hermana Elizabeth (Mary Lynn Rajskub), una compañera de trabajo de Lena. Así, una noche Barry llama a una línea de sexo telefónico, lo que luego se transforma en un problema ya que la operadora lo amenaza e intenta extorsionarlo. Esto complica su relación con Lena, como también su plan de explotar un error en una promoción de “Healthy Choice“. Todo lo que surge a partir de esas situaciones gira en torno a la historia de amor entre ambos, una de las parejas más memorables en la filmografía de Paul Thomas Anderson.

La vida de Adèle

Es una película francesa dramática-romántica de 2013 dirigida, escrita y producida por Abdellatif Kechiche y protagonizada por Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux. Está basada en la novela gráfica “Le bleu est une couleur chaude” (en español “El azul es un color cálido“) de Julie Maroh, ganadora de varios premios en su país. Fue galardonada con la Palma de Oro tanto para el director como para las actrices principales.

A sus 15 años, Adèle no tiene dudas de que una chica debe salir con chicos. Su vida cambiará para siempre cuando conozca a Emma, una joven de pelo azul que le hará descubrir lo que es el deseo y el camino hacia la madurez. Así, Adèle crecerá, se buscará a sí misma, se perderá y se reencontrará. Y todo ello bajo la atenta mirada de los que le rodean. Una triste historia de amor que los hará llorar.

 

Lee también:  St. Vincent musicaliza el nuevo cortometraje de Kristen Stewart

Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor

Es una película en blanco y negro mexicana del 2003, escrita y dirigida por Julián Hernández. Fue ganadora de tres  premios Ariel de plata (mejor sonido, mejor co-actuación femenina y de cuadro) en 2004.

El joven Gerardo que ha dejado los estudios y el hogar paterno vive emancipado trabajando en unos billares y manteniendo furtivos contactos sexuales con hombres hasta que conoce a Bruno, de quien se enamora a pesar de no conocer casi nada de él. Un día Bruno no acude a su siguiente cita y, como ha perdido su teléfono Gerardo, espera y espera su llamada, mientras escucha la canción “Nena” del disco de la película “El último cuplé” que había comprado para regalárselo. Cuando recibe una carta de despedida de Bruno empieza a buscarlo obsesivamente por los lugares de cruising, donde encuentra diversos personajes con sus respectivas penas de amor y soledades, hasta que muere repentinamente.

 

Lo que el Cielo Nos Da 

(All that Heaven Allows, EU, 1956) fue el segundo gran melodrama de Douglas Sirk

Lee también:  Wolf Parade está trabajando en un álbum de rencuentro

Se trata de una sublime chick-flick aparentemente superficial que, de forma apenas embozada, dirige una feroz crítica al fariseísmo pueblerino y a las buenas conciencias de la “gente decente”, siempre tan dispuesta a decirle a quien se deje qué debe hacer y cómo debe vivir.

Cary Scott (Jane Wyman) es una afluente viuda que vive en Stoningham, un idílico pueblito de Connecticut. La mujer tiene resuelta su vida: es una de las mujeres respetadas del lugar, tiene dos hijos mayores que estudian en la Universidad y sus días los llena con los imprescindibles desayunos, los cocteles y el chismorreo. La opresiva zona de confort en la que vive se vendrá abajo cuando se enamore de su jardinero, Ron Kirby (Rock Hudson, actor emblemático de Sirk en este periodo), un hombre mucho menor que ella que, aunque tiene su propio negocio y cierta educación universitaria, vive de acuerdo con sus convicciones, sin importarle lo que piense nadie de él. Aunque al inicio reticente, muy pronto la viuda Scott se entregará al claridoso Ron, lo que provocará el escándalo de todos quienes la rodean, incluyendo sus insoportables hijos egoístas.

Boys Don’t Cry 

Es una película estadounidense de 1999, dirigida por Kimberly Peirce y protagonizada por Hilary Swank y Chloë Sevigny. Obtuvo el Oscar de ese ap a la mejor actriz y Sevigny fue nominada al Oscar en la categoría de actriz secundaria. 

El filme recrea el caso de Teena Brandon, una persona tansgénero que se identificaba como hombre. Su historia trágica desde el inicio es la de un marginado total, quien cuyo único intento de tener una vida pasa por una mentira imposible de modificar en el tiempo. La historia es doblemente honesta a cabo del entorno social del protagonista, un pequeño poblado rural de Nebraska. El filme evita el tono panfletario o sensacionalista y su estética de realismo sucio y las notables actuaciones le dan gran toque de veracidad a la historia que se quiere contar. Una cinta honesta donde las buenas intenciones no fagocitan la puesta en escena.

Happy together

Es una película de 1997 del cineasta hongkonés Wong Kar-Wai. Ganó el Premio al Mejor Director del Festival de Cannes 1997.

Ho Po-Wing (Leslie Cheung) y Lai Yiu-fai (Tony Leung Chiu Wai) son una pareja gay de Hong Kong que mantienen una relación tormentosa. Deciden viajar a la Argentina para visitar las Cataratas del Iguazú y, una vez en ahí tras otra de sus frecuentes discusiones, deciden separarse. Lai Yiu-fai comienza a trabajar de portero de una sala nocturna. Al poco tiempo Ho Po-wing reaparece después de recibir una dura paliza. Todo parece indicar que se ha dedicado a la prostitución. Yiu-fai lo acoge en su minúscula habitación alquilada e intentan retomar una relación que pronto se verá de nuevo alterada por constantes suspicacias, celos y peleas  violentas.

Mientras tanto, Yiu-fai, que ahora trabaja de cocinero en un restaurante oriental, ha trabado amistad con Chang, un joven taiwanés compañero de trabajo de Taipéi. Chang, heterosexual pero cuyos sentimientos hacia Yiu-fai parecen ambiguos, es una persona amable y cariñosa, que supone para Yiu-fai un contrapunto a su cada vez más difícil relación con Po-wing. A partir de ahí los personajes vivirán experiencias que dejarán al espectador con un sentimiento profundo que llega hasta las lágrimas. 

Términos de búsqueda:

  • peliculas para llorar
  • peliculas de amor bariedad
  • peliculas de amor para llorar 2016
  • peliculas para llorar 2016
  • peliculas romanticas para llorar 2016

Compártenos tu opinión:

share on: