Pero hay que saber llegar. Soundgarden

Fotografía Fernando Aceves/OCESA

¿Les ha pasado que hay un evento o una fiesta muy importante que se presume como imperdible, a la que todo mundo quiere ir, pero que a la mera hora resulta que sólo van ‘los que tienen que ir’? Algo similar sucedió la noche del viernes 31 de mayo en el Palacio de los Deportes, con la primera visita de Soundgarden a nuestra ciudad.

Soundgarden-Foto-Fernando-Aceves-2
Fotografía Fernando Aceves/OCESA

Quince años después de su ruptura y tres del anuncio de su reagrupación, la banda de Chris Cornell, Kim Thayil, Matt Cameron y Ben Shepherd llegó a nuestro país para tocar para fans aguerridos, que pese a lo legendario de la banda sólo lograron llenar cerca del 50% de la capacidad del ‘Palacio’, lo cual demostró lo que muchos sabíamos: pese a su popularidad, Soundgarden es una banda más de culto que de los alcances de Pearl Jam o ya ni hablar de Nirvana, es espesa y pesada, básica e intrincada, básica hasta cierto punto, como bien pudimos presenciar en el show que dieron.

Lee también:  Guns N´Roses estremece y detona en el Domo de Cobre
Soundgarden-Foto-Fernando-Aceves-17
Fotografía Fernando Aceves/OCESA

No importó el retraso de casi una hora para empezar, la falta de organización en la reasignación de lugares por parte del staff, el sonido ofensivamente agudo en algunas zonas del recinto, ni el calor del fin de mes en uno de los días más caóticos en la ciudad, para que el público disfrutara del complaciente (en el mejor de los sentidos), espesísimo y extenso setlits de los de Seattle.

Soundgarden-Foto-Fernando-Aceves-7
Fotografía Fernando Aceves/OCESA

En contraste, sin muchas intervenciones al micrófono, unas animaciones sencillas de producción y una buena iluminación, Soundgarden soltó ese rock machacón que tuvieran a llamarle grunge en su momento, lleno de solos macizos, una batería excepcional por parte de Cameron (esa experiencia de tocar con Pearl Jam lo evidencian como el más evolucionado de sus compañeros de grupo), y un Chris Cornell en excelente forma vocal pese a que ya le va bajando de tono y velocidad en algunas piezas.

Fotografía Fernando Aceves/OCESA
Fotografía Fernando Aceves/OCESA

Una deuda saldada con los amantes de las franelas y las botas mineras, una espinita sacada para los grungeros de cepa y un concierto memorable para la escasa multitud que se dio cita en el Palacio de los Deportes. Con un repertorio lleno de temas ponchados, colgados y ponedores, un último disco que si bien pasa desapercibido sigue sonando a Soundgarden, el grupo deja la impronta de la que aún es una de las mejores bandas de finales de los ochenta y la primera mitad de los noventa.

Setlist:

Lee también:  Primavera Sound 2017: Fechas, cartel ,boletos, horarios

Searching with My Good Eye Closed

Spoonman

Jesus Christ Pose

Rhinosaur

Burden in My Hand

My Wave

The Day I Tried to Live

Been Away Too Long

Never the Machine Forever

Hunted Down

Drawing Flies

Non-State Actor

Loud Love

Mailman

Taree

Outshined

Superunknown

New Damage

A Thousand Days Before

Fell on Black Days

Blow Up the Outside World

Rusty Cage

Encore:

Flower

Like Suicide

Black Hole Sun

Slaves & Bulldozers

Compártenos tu opinión:

share on: