Pharrell contagia de felicidad en los Oscar