¿Por qué Agustín Lara?

37e725efe26e0487bc83287a1c350936

Sin duda, la pregunta del millón para Natalia Lafourcade ha sido a lo que hace referencia el título de la nota ¿Por qué Agustín Lara?, esto se debe al hecho de que el dia de ayer haya salido a la venta su nueva producción Mujer Divina,  en la que garantiza un homenaje al compositor mexicano mejor conocido como “Flaco de Oro”. La respuesta ante dicha incógnita tiene que ver con el eco que encontró Natalia en la música de Agustín: “me encantó cuando escuché su música, me enganchó durísimo y me sentí muy identificada. Tenía ganas de hacer algo diferente al Hu Hu Hu y estaba un poquito nerviosa de hacer otro disco, ya que ese fue muy especial, muy fuerte y muy libre; de  alguna manera me imponía hacer otro disco y no quería que acabara siendo un Hu Hu Hu  dos”, comentó Natalia. ” No sabía qué hacer hasta que después del Bicentenario, Alondra de la Parra me dijo que investigara sobre compositores y canciones que me gustaran. Encontré “Farolito” de Agustín, luego me puse a escuchar más de sus canciones y me encantó. Fue algo súper diferente que habría yo escuchado en compositores mexicanos. Así que él podía ser como mi inspiración del siguiente disco”.

Lee también:  Frank Ocean confirma sus primeros conciertos en tres años

Desde hace dos años, Natalia se tomó un tiempo en una cabaña de Veracruz para tener su primer acercamiento con la selección de temas: “Las primeras canciones que encontré fueron “Azul”, “La Fugitiva”, “Limosna”, “Amor de mis amores”. De entrada agarré las primeras canciones en las que me dijera: ‘¡Claro, con esa yo me identifico, yo podría cantarla, yo podría hacer algo con ella! ‘ y empecé a separar”.

Conforme el proyecto avanzaba, se unieron personajes como Vicentico, León Larregui (aportando su colaboración con “Imposible”), Kevin Johansen, Adanowsky, Jorge Drexler, Devendra Banhart, Meme, entre otros. Y así fue como el proyecto fluyó  y fue tomando su propio rumbo.

Una de las experiencias que Natalia compartió sobre las colaboraciones fue cuando se encontraba en Madrid con Jorge Drexler. Ahí se grabó “Oración Caribe” y aprovecharon para quedarse tiempo extra: “Fue la semana del orgullo gay. Entonces estuvo súper divertido grabar porque lo hicimos en un estudio ubicado en el barrio de Chueca (barrio gay). Abríamos las ventanas y se asomaba un mundo de gente – gritando – en la fiesta máxima durante una semana. Por lo que salir a despejar la cabeza, significaba salir a la calle, a la fiesta”.

Lee también:  Escucha “Drove U Crazy”, la nueva canción de Gucci Mane con Bryson Tiller

Durante la producción de este proyecto Natalia tuvo un acercamiento distinto con la figura de la mujer, la redescubrió gracias una plática con Guadalupe Loaeza y a la empatía atemporal que logró con Agustín Lara.

 

Natalia ya no es más la chica que solamente cantaba “En el 2000. Ahora vive otro momento en el que es capaz de llevar al hilo conductor del proyecto. sigue siendo la mujer que ama lo que hace, pudiendo ejecutar sus tonos más lúdicos en una botarga de un pato cantando “Un pato” así como tocar su ukelele.

 

Compártenos tu opinión:

share on: