“Programaton” o Zoé y su último intento de innovación