Qué tan difícil es seguir nuestro "Requien For A Dream"