Re, el veinteañero sónico increíble de Café Tacuba
Loading Posts...

Re, el veinteañero sónico increíble de Café Tacvba

Por

Con frecuencia es la gente más joven la que no se inmuta al decir “tal disco se grabó en 1968”, o “esta banda lleva 15 años, es relativamente nueva”. Sin embargo, saber que el paso del tiempo no perdona ni un segundo y que con él, uno también se arruga y no permanece tan vigente como aquellas cosas que resisten los años, pues golpea. O más que golpear nos hace valorar el tiempo de otra forma.

Y eso sucede hoy, que el Re de Café Tacvba cumple 20 años. Dos décadas en los que afortunadamente el disco se permeó por méritos propios y aguantó los embates que sufrió en su momento: vendidos, fresas, folclóricos, y demás improperios, el Re fue objeto del desconocimiento de la pandilla más roquer y los más frescos no le agarraban el patín. Lo cierto es que el disco, grabado por el hoy afamado y rey midas argentino, Gustavo Santaolalla dio en el clavo con lo que el grupo de Satélite quería plasmar, que los dejó con un mejor sonido y bandera menos pasteurizado y más contundente que en su debut homónimo (Café Tacvba, 1992).

Un éxito que en principio no fue comercial, Re marcó la diferencia en la carrera del grupo mexicano y causó un eco sin precedente a nivel Latinoamérica, que sólo se ha comparado con El Circo de Maldita Vecindad (que por cierto también grabó Santaolalla, casi a la par). La valía del segundo disco de Café Tacvuba sigue quedando a la distancia como un referente ineludible, sus temas son lo más poderoso que tiene la banda, quien para entonces lo tenía todo: frescura, melodía, inventiva. El grupo es quien es en buena medida a los sencillos que se desprendieron y a la variedad que conforma todo el concepto del disco, el cual abreva del folclor indígena, sí, pero también de la banda, la polka, el funk, el punk y referencias aún más sutiles como el Industrial o los tintes experimentales de los últimos cortes (la transición de “Pez/Verde” es de las cosas más bellas y delicadas del disco).

Decir veinte años para muchos es cosas de validar algo, de descalificarlo por antaño tal vez. Pero en realidad varía dependiendo de quién lo ha vivido y qué ha hecho en todo ese tiempo. Café Tacuba lleva por lo menos unos diez años sin sacar algo del calibre de Ré, sin esa sensación y emoción. No es un reproche, pero sí pone en perspectiva la importancia de su segundo opus, que dura casi la hora completa (tiempo considerado larguísimo para sus estándares) y que se disfruta del principio al final.

Veinte años, veinte canciones, entre las que recordamos casi todas: “La Ingrata”, “El Borrego”, “El Ciclón”, “El Metro”, “El Baile y el Salón”, “Esa noche”, “Ixtepec”, las que quieran. ¿El disco más importante del rock latinoamericano? A quién le importa, ¿cuántos discos aguantan así de firme el paso del tiempo? Pocos, muy pocos realmente.

Si la salida exacta, con pelos y señales, del fabuloso Re fue un 20, 21 o 22 de julio, poco importa realmente. Esos veinte años han valido y aquilatado día a día algo que rara vez se ve en el rock mexicano pero que siempre ha estado presente en la música mexicana. A Café Tacvba podrá inflársele y acusársele de muchas cosas más, como de haber perdido el brío y la frescura, tal vez. Pero la piedra angular es este veinteañero sónico increíble.