Reseña: Chairlift – Moth

descarga

El 2015 fue un año muy bueno para Caroline Polachek y Patrick Wimberly  quienes son mejor conocidos como Chairlift. El dueto se presentó en varios festivales y por fin dio el salto que le faltaba para ser una banda reconocida dentro de la escena del  pop revival  con influencia en los 80, teniendo como compañeros a HAIM y CHVRCHES.

Ahora este año deciden empezarlo con el pie derecho y el 22 de enero lanzaron su nuevo release titulado “Moth”. Desde el nombre podemos imaginar una completa metamorfosis sonora, que al mismo tiempo genera un poco de incertidumbre porque no sabes si terminará en una bella mariposa, o si este proceso tendrá una desviación y finalizará en una polilla.

Pero para despejarnos de dudas iniciemos este camino con “Look Up”,  canción introductoria al álbum en la que podemos escuchar a Polacheck y Wimberly invitándonos a descubrir una nueva etapa del dueto,  ahora con un sonido más definido y directo al par de minutos ésta termina y enseguida comienza “Polymorphing”,  es aquí cuando  recuerdas porque te gusta tanto escuchar a Chairlift y sin pensarlo dos veces, empiezas dibujar una mueca en forma de sonrisa mientras mueves lentamente las caderas para ir al ritmo de las guitarras, bajos y, por supuesto, el saxofón que en conjunto suenan tan bien y obviamente te ponen de buenas.

Lee también:  Mira el nuevo video de los RHCP: “Sick Love”

“Romeo” es la siguiente canción en aparecer y, sin bajar la intensidad del track anterior, el dueto nos muestra un lado más rockero bajo la clara influencia del pop. Éste fue el single que nos hizo ansiar escuchar “Moth”  y es que los que tuvimos oportunidad de verlos en vivo en el Corona Capital y escuchamos el tema, dimos por hecho que sería una muy buena producción.

Manteniendo firme todavía ese pensamiento,  “Ch-Ching” es otro de los singles que nos invita a seguir escuchando de corrido el álbum y es con esta canción que podemos decir que efectivamente los originarios de Brooklyn han encontrado su propio sonido. “Crying In Public”  baja el ritmo para transmitirnos un poco de nostalgia a través de la voz de Polachek mientras nos canta que se encuentra avergonzada de llorar en el vagón del tren intentando solucionar su situación sentimental.

Dejando de lado el tono triste pero continuando con un sonido relajado, “Ottawa to Osaka” empieza con algunos sonidos orientales que incluso por la combinación de palabras del nombre de la canción pareciera que Caroline canta en otro idioma. Los violines que suenan al finalizar son tan hipnotizantes que quisieras hubieran estado más presentes a lo largo del track para volverla más atractiva.

Lee también:  Wolf Parade está trabajando en un álbum de rencuentro

“Moth to the Flame” vuelve a subir el beat a través de una vibra ochentera que de nueva cuenta te invita a mover los pies y ni siquiera te imaginas que habla de una decepción amorosa.  Para Show U Off” Wimberly saca sus mejores sonidos cargados de energía para compaginar con el tono más alto que hemos escuchado en la voz de Polachek.

“Unfinished Business”  es el penúltimo track que por momentos nos hace recordar a las vocales de Björk así como a sus melodías electrónicas, pero si ponemos un poco más de atención y asociamos sonidos con palabras clave, podemos imaginar que el sonido de la tarola es el revoloteo de una polilla intentando escapar, justo como se expresa en la canción el sentimiento de querer salir de algo pero no puedes hasta que lo des por terminado.

Para dar fin a esta metamorfosis cerramos con “No Such Thing as Illusion”, son casi seis minutos y medio por delante donde los graves y bajos se mezclan con voces agudas y sintetizadores suaves , para poco a poco dejar en descubierto el producto final. Un álbum que se pasa rápido por lo bien estructuradas que están las canciones, producidas a su más puro estilo y que dejan vislumbrar una importante promoción para el mismo.

Compártenos tu opinión:

share on: