Reseña: Trillones - Naive Again | Freim