Seguimos siendo chavos: 5 favoritos para Festival NRMAL 2014

monjo

@Raika83

Tengo 30 años, yo pensaba que 2014 sería el año en el que maduraría, terminaría por dejar de descargar música nueva y me dedicaría a ver hacia el mundo de las Afores y los créditos hipotecarios. Nada más alejado de la realidad, ya que la música nueva, chavala y desobligada me obliga a estar en sincronía con la electrónica hipnótica, los batacazos irresponsablemente altos en decibeles y las guitarras achicharronadas.

Antes de que acabara 2013, uno de los festivales con mayor onda y credibilidad en nuestro país, el NRMAL, había anunciado su cartel con varias sorpresas bajo el brazo que lo reposicionaron un paso delante de la oferta musical masiva del territorio nacional: esta vez, la edición no sólo comprendía un día más en Monterrey, su ciudad de origen, sino que se expandía al DF y se presentaba bajo un formato distintivo que el de un simple comunicado/conferencia de prensa.

Nos enteramos que verdaderas joyas del under actual como Anika, Fuete Billete, Kelela, Nazareno el Violento o Los Blenders compartirían cartel con los perros del noise de Detroit, Wolf Eyes o con la leyenda electrónica-psicodélica, Silver Apples. Una verdadera locura.

Apenas este miércoles 8 de enero, el NRMAL confirmó un bonche más de bandas que redondearon el ya de por sí memorable cartel del 1 y 8 de marzo. 23 bandas se agregaron entre las fechas de Monterrey y la Ciudad de México, y no podemos sino abrir aún más la boca y contar los días en los que disfrutaremos de una cheve y unas conchitas mientras veamos a Kelela con el Cerro de la Silla de Fondo, o que estaremos fumando porro en Santa Fe mientras Anika inyecta de hipnotismo a la perrada chilanga asistente al Deportivo Lomas Altas.

Lee también:  Festival Nrmal 2017. Cartel, sede, precios, boletos, horarios

De los artistas que se acabaron de confirmar, recomendamos que, si no los conocen, no deben perderse por nada del mundo a los siguientes:

Blood Orange. Uno de los artistas electrónicos británicos con más onda del momento. Ya en la reseña de su nuevo trabajo (el elegante y sexualote Cupid Deluxe), habíamos referenciado que en más de una ocasión se le ha llamado una suerte bizarra de Prince. A quien esto escribe, en lo particular el trabajo de Dev Hynes le parece que posee un potencial más exótico, aunque menos grandilocuente y virtuoso que el del geniecillo de Minneapolis. La presentación de Blood Orange promete chavas en leggins moviéndose rico, low fi ochentero con harto caché y una de las cartas fuertes del NRMAL en DF.

Kayo Dot. Seremos sinceros, nunca pensamos que una de las agrupaciones experimentales, post rock más ponedoras y poco atendidas por los medios de Estados Unidos, pisara tierra mexicana. Monterrey puede sentirse seguro de que el quinteto de Boston hipnotizará a propios y extraños con ese rock extendido, psicodélico, oscuro y dramático que tanto suele hacer sonreír (por dentro, claro) a los seguidores de bandas como GY!BE y sus derivados, Mono (los japoneses) o Explosions in the Sky pero en plan más sórdido.

Lee también:  Festival Nrmal 2017. Cartel, sede, precios, boletos, horarios

Los Macuanos. Los Kraftwerk de Tijuana, los sabroseadores de la maldad musical, los pervertidos del electro guapachoso. Un en vivo de Los Macuanos es diversión, forma y discurso unidos en una fiesta sectaria, seria pero festiva, solemne pero desmadrosa. Definitivamente una de las mejores agrupaciones mexicanas del momento, y uno de los actos electrónicos en vivo que hay que ver. Seguro tiran el cantón en Monterrey.

Dënver. Quién sabe qué le echaron al agua de Chile (el país), pero de un tiempo para acá producen bandas bien distintivas y buenas, más allá del aburrimiento guitarrero de Los Bunkers, o las leyendas cansadas de La Ley y Los Tres. Dënver hace un pop bailable bien fino, que sostiene la calidad de sus contemporáneos, como Javiera Mena, Astro o Alex Anwandter.

Los Monjo. Punk podrido desde Guadalajara. Odiados por cierto sector de la banda más hardcore purista de finales de los ochenta y principio de los noventa, e incomprendidos por los modernos que van al NRMAL, Los Monjo son un grupo directo, contundente y chingón, así nomás. Consentidos de casa del NRMAL, estos tres carnales y un primo ahora pondrán a prueba su rabia punkarra en el DF. Un pasón, un pasón les digo.

Este 2014 esperemos no madurar, el NRMAL recupera la frescura de por qué nos gusta la música, con tanta banda nueva y disímil entre sí.

Compártenos tu opinión:

share on: