Sid And Nancy, el éxito en la cima de la destrucción | Freim