Somos la moda: Füete Billete en el Bahía Bar

fuete billete

Fotos: Emmanuel López (tacondeoro.com) 

En menos de dos años, la bomba boricua dio de qué hablar. Música de Capsulón salió el año pasado y comenzó a darle forma a uno de los combos más interesantes dentro del hip hop en español, en por lo menos los últimos diez años. Füete Billete despertó ruido en espacios que parecían no casar con su sonido, ya que hay algo que huele a reguetón, ese del que tanto reniegan los hipócritas de la pista de baile.

El trio integrado por Freebass, Pepper Kilo (quien sorprendió a todos demostrando que hay una vida cabrona después de Dávila 666)  y Beibi Johnson, pone a bailar hasta el más acartonado con sus  rimas sobrecargadas de flow, cocaína, lugares políticamente incorrectos, y calle, Mucha. En resumen, Füete Billete, en sus  propias palabras está “ijoeputa”. Y visitó México por primera ocasión.

Tras su presentación en la carpa Red Bull del Festival Nrmal en Monterrey, el pandemónium de gozadera estaba garantizado: traseros al aire, gritos y chiflidos de raperos calientes, vatos a los que el sonido Billete les llegó gracias al de boca en boca y sólo un par de videos de Youtube. Füete Billete fue uno de los mejores números en el festival regio.

La noche del pasado viernes 14, y en la antesala de las primeras horas del sábado 15 de marzo, Füete Billete cumplió a la cita que organizó N.A.A.F.I. para reventar el Bahía Bar (Tolsa 36, en la colonia Juárez), el cual se fue llenando de a poco iniciando levemente tarde pero para calentar el piso y el ambiente en cosa de una hora.

Lee también:  Porque todos lo pedíamos: Ya hay una colección de "Twin Peaks" en Lego

La apertura de la noche corrió a cargo del fabuloso chileno Paul Marmota, quien reventó un set preparado exclusivamente para la noche, con mucha base rítmica, mucha calentura y caribe negro. Bien duro, dijeran los puertorros. De pronto el lugar fue reduciendo sus espacios, la hora del set si bien seguía calentando a los asistentes, sí comenzó a poner en ansia a algunos, que ya estaban cociendo las habas.

fuete billete 3 paul marmota

Paul Marmota

Freebass, el DJ y productor del combo, tomó el relevo que Marmota había dejado bien alto, para despedorrar la sala con beats hops diseñados exclusivamente para menear el culo como Dios manda. De verdad que Freebass es increíble: no dio tregua al parco de pies ni al deprimido casual del Bahía, todos comenzaron a atorarse en la calentura de la noche, generando una masa que caía en las falsas alarmas que Freebass soltaba como pequeños bocados, pretendiendo la subida a escena de los MCs. Hasta que por fin, después de una suerte de 40 minutos, largos y acalorados, Füete Billete se trepó entero a la tarima.

fuete billete 2

En perspectiva, el set del Bahía contó con una calidad de audio mucho más ínfima a la del NRMAL, que casi fue impecable el sábado 1 de marzo, pero el desgarre en el escenario por parte de Pepper Kilo y Beibi Johnson fue multiplicado por tres. Se nota que a los Füete les gustó mucho DF, les impresionó la respuesta de la gente y seguro disfrutaron el cochambre de la hamburguesa que se empujaron en el puesto frente al Bahía, el porro que seguro consumieron y las chicas que, pese a que con su timidez chilanga se repegaron a su respectiva pareja.

Lee también:  Disfruta del universo de Stanley Kubrick en la Cineteca Nacional

El corillo no fue unánime pero sí guerrero: todos corearon “La Trilla”, “Bien Guillaeo” y “Aceitao”, sus grandes temas. El corto de set de no más de una hora bastó para que muchos de los que asistimos esa noche, no podamos olvidar el poder de la temprana madrugada del sábado 15 de marzo. Sencillamente inolvidable. Si bien Füete se reventó sus temas más contundentes, sí faltaron para los fans dos piezas bien poderosas: “No me quito” y “Tu gata”, las cuales si bien no son hits, sí manejan los rappers mexas que estaban hasta adelante pidiendo flow como sedientos en desierto.

fuete billete

Cuando uno sabe que se va a poner recia la noche, y aun así va dispuesto(a) y supera las expectativas, no se puede hacer más que sonreír. Para cuando los de Füete Billete se bajaron calientísimos del pequeño escenario del Bahía, la satisfacción era tal, que no importó que muchos abandonaran el recinto. El set de Mexican Jihad fue como una grata cereza que dio tregua a los que todavía no bajábamos del avión. ¿El balance general? Más noches como esta, por favor. De los mejores toquines del año en DF, sin duda.

Compártenos tu opinión:

share on: