Steven Wilson corresponde a sus fanáticos con tres horas de concierto

_DSC0051 copy

Por Fernanda Morfín | Fotos: Heber Canett

 

Con un espectáculo que va más allá de la razón, donde los seguidores y la música se fusionan  para hacer de este show una noche memorable, donde son notables los acordes que estremecen y hacen que el público cree una atmósfera interesante.

Reacciones como estas fueron las que el polifacético, Steven Wilson, logró detonar en el público donde ni  los fuertes vientos lo detuvieron para regresar por cuarta ocasión a la Ciudad de México y retornar con su proyecto como solista y presentarse por segunda vez en el Plaza Condesa dando continuación a su tour Hand. Cannot. Erase, álbum publicado el 27 de  febrero del 2015.

En punto de las 21:00 horas, los cinco músicos salieron al escenario para dar inicio a este concierto con la primer canción de su álbum Hand. Cannot. Erase, llamada First Regret/3 years older.

Al termino de esta canción, el virtuoso, Steven Wilson, interactuó con su público    expresando su agradecimiento y felicidad por estar nuevamente en México,  dando también a conocer cómo es que llevaría acabo su concierto, empezando por terminar de tocar el álbum con el que comenzaron, seguido de su nuevo disco 4 ½ que se le considera como la “segunda mitad” del H.C.E., y para finalizar tocarían canciones  de antaño.

Lee también:  Comienza el orden en el Metro de la CDMX

En la primer parte del concierto, se pudo apreciar canciones como Prefect Life, Routine, Home Invension,Ancestral, entre otras, recibiendo la mejor respuesta de la gente que cantaba y aplaudía, pasando desapercibidas las dos fallas técnicas que se presentaron durante el concierto, sin importar, el público seguía en sintonía con los artistas, cerraban  los ojos, movían su cuerpos al ritmo de la música o sólo sonreían, pero la emoción nunca se perdía.

Después de un intermedio, es así como finaliza la presentación del penúltimo disco publicado y da comienzo a la segunda parte del concierto, iniciando con Dark Matter, canción que forma parte del  cuarto álbum de la banda de rock progresivo, Porcupine Tree, llamado Signify, donde fue notoria la empatía y el momento cumbre del público al corear Lazarus, con singular entrega y apoyo hacia uno de los tantos proyectos del artista inglés, consiguiendo que sus admiradores gozaran Don’t Hate Me, Sleep Together, y The Sound of Muzak que fue parte del encore siendo la penúltima canción.

Lee también:  Wolf Parade está trabajando en un álbum de rencuentro

Para concluir la noche, decidieron tocaron The Raven That Refused to Singcanción de su tercer álbum de estudio como solista que lleva el mismo nombre, logrando un final excepcional.

Tras dejarse llevar por tres horas al ritmo de Steven Wilson y sus excelentes músicos David Killminster, Adam Holzman, Nick Beggs y Craig Blundell que hacen de este proyecto un éxito insólito, los asistentes al concierto aplauden, se despiden y ovacionan a los músicos con sonrisas y satisfacción en sus rostros, saliendo rápidamente y comprando recuerdos en los puestos de fuera para llevarse playeras, stickers, tazas, entre otras cosas que los hagan recordar esta noche.

Y para todos los interesados, Steven Wilson, el día lunes 14 de marzo en el World  Trade Center, impartirá la Masterclass en Soundcheck Xpo 2016.

Compártenos tu opinión:

share on: