“Sun Structures” la psicodelia británica pasiva de Temples

temples

Por: J. Ismael Canales | @YoSoyIshael

 

La filosofía DIY (Do It Yourself) ha sido una gran arma en el mercado musical de la actualidad, muchas bandas prefieren crear sus canciones en casa en vez de ir a algún estudio de grabación, dando como resultado temas que son totalmente el sonido que desean plasmar.

Los británicos de Temples así se dieron a conocer y después de una serie de sencillos que nos dejaban ver un esbozo de su rock psicodélico, finalmente lanzaron “Sun Structures” su esperado disco debut, un álbum cien por ciento hecho en casa, aprovechando elementos que quizá sean un poco bizarros pero útiles, como la resonancia del baño para las voces.

El disco se presenta con ‘Shelter Song’, nos encontramos con una guitarra que nos lleva a los sesentas, recordando los sencillos, armónicos y perfectos riffs de The Beatles, pero combinados con atmósferas modernas a lo Tame Impala, un tema divertido y bastante digerible, al igual que el track dos, tema que le da nombre al álbum.

La linea se mantiene con ‘The Golden Throne’ tema que integra vientos que lo dotan de un toque dramático y a la vez un poco misterioso sucedido por ‘Keep In The Dark’, pista que incorpora una guitarra acústica con pequeñísimos tintes bluseros que se va perdiendo conforme el tema avanza.

Lee también:  Mira en un video todas las películas que salieron en 2016

‘Mesmerise’ llega para levantar a un disco que comenzaba a caer en la monotonía, las armonías vocales nos vuelven a recordar a los cuatro fantásticos de Liverpool y la guitarra cobra vida de manera festiva, se nota de inmediato por qué este tema es uno de los sencillos de esta placa.

El riff blusero de guitarra vuelve, ahora en forma eléctrica y se combina con una batería bien llevada, una sucesión de sonidos ambientales acordes en quintas y voces con efectos en ‘A Question Isn’t Answered’ uno de los mejores temas de la obra.

El resto de los temas se balancean en la misma línea, rock psicodélico que ya conocemos, al estilo de Tame Impala o POND, psicodelia genérica, con tracks cuya principal variable es el cambio de velocidad, temas lentos llenos de atmósferas y guitarras saturadas de efectos, como ‘Sand Dance’ que además es larguísimo, casi siete minutos de repetición, de un viaje que no llega a ningún lugar, y temas rápidos, divertidos, con riffs pegajosos e hipnóticos pero que no tienen la solidez suficiente como para destacar en el actual mundo de la psicodelia.

Lee también:  Esta parodia del video de "Famous" de Kanye West con perritos es lo mejor que verás hoy

El álbum cierra con un buen experimento que nos hace preguntarnos qué vendrá en el futuro de Temples. ‘Fragment’s Light’ inicia como folk, una guitarra muy celta da paso a una voz que nos remite a los cantos religiosos del medievo, cantos que se intensifican a mitad del tema, cuando aparecen los vientos y una muy difuminada, casi imperceptible guitarra, creando la explosión que habíamos esperado durante once temas, una explosión que nos deja después con una solitaria guitarra acústica que pone fin al álbum debut de los británicos.

“Sun Structures” es una síntesis suavizada de todo el rock psicodélico que hemos escuchado en la historia y con pistas claramente influenciadas por el “Revolver” de The Beatles, un disco donde el espíritu británico resalta. Lamentablemente el álbum puede sonar en algunos momentos monótono, como una espiral de sonidos que gira y gira y gira sin llegar nunca a explotar, sin llegar a cerrar un ciclo. Es psicodelia británica pasiva, a excepción de algunas pistas, este álbum no tiene la fuerza suficiente como para ser uno de los grandes debuts del 2014, pero puede ser el inicio de Temples como un grupo de rock psicodélico competitivo.

Compártenos tu opinión:

share on: