“Sunbathing Animal” el bizarro viaje por el rock de guitarras de Parquet Courts

parquet-courts-sunbathing-animal

Por J. Ismael Canales | @J_Ismael_

 

Con apenas cuatro años de existencia, la banda neoyorquina, Parquet Courts lanzó ya su tercera producción discográfica “Sunbathing Animals”, álbum energético, fresco en su sonido y con  guitarras desinhibidas sin limitaciones.

Una lira con un riff muy britpop se escucha, la batería entra y acompaña, la voz se integra y se comienza a formar ‘Bodies Made Of’, tema que inaugura la placa, en donde un riff hipnótico se une al último y se repite y se repite, como en un extenso loop que encamina el interesante primer tema.

‘Black And White’ continúa con esa estructura de rasgueos rápidos y riffs melódicos, divertidos. La voz también juega un papel importante al sonar despreocupada y alegre.

El tercer track es una balada extraña, con un toque un poco oscuro y un sonido indie, ‘Dear Ramona’ baja las revoluciones y se convierte en un tema de corazones rotos alcoholizados.

La mayoría de los temas del álbum son así, de guitarras rápidas, líneas vocales divertidas y una interpretación muy peculiar, sin embargo el track que le da nombre al álbum rompe todos los esquemas al ser un tema 100 por ciento punk, de guitarras furiosas, baterías maltratadas y una enorme explosividad.

Pero no todo son buenos momentos y diversión, hay también dos temas en donde el álbum se cae; el primero ‘She’s Rolling’, canción que inicia bien y con subidas y bajadas musicales pero que se vuelve monótona cerca de la mitad, intentando ser rescatada hacia la mitad con un muy buen solo de armónica, pero tedioso a final de cuentas, y el segundo ‘Instant Disassembly’, un tema extremadamente largo, de siete minutos y medio donde un riff se repite tortuosamente en un tema que termina por hartarte a los dos minutos.

“Sunbathing Animal” tiene diversas referencias o inspiraciones, claro ejemplo son ‘Viena II’ y ‘Always Back In Town’, con ese sonido a los Arctic Monkeys debutantes, de riffs pegajosos y canciones melódicas que nos enganchan de inmediato, mientras que ‘Ducking & Doging’ tienen todo ese desfachatado e irreverente sello de The Fratellis.

Para cerrar el álbum llegan ‘Raw Milk’ e ‘Into The Garden’, pistas que tranquilizan el inquieto ambiente, bajan los bpm y son perfectas para finalizar el disco. Resultan en una suerte de resaca de la memorable fiesta del día anterior.

“Sunbathing Animals” es un álbum que nos lleva a un viaje sonoro por todos los rincones del rock, desde los rasgueos y punteos del rock and roll estadounidense de los cincuenta, hasta Ia saturación de las cuerdas y una línea vocal muy a la Oasis, pasando por los rasgueos rápidos y furibundos tan propios del punk y temas lentos de sonido muy indie.

Todas las pistas tienen gran armonía y melodía, algunas muy oscuras, y otras donde los riff de las guitarras suenan tan desafinadas que se vuelven el punto fundamental de la canción.

En pocas palabras, es un álbum que nos muestra cómo sonaria la historia del rock de guitarras en medio de un viaje ácido, rock en drogas. Sin embargo algunos tracks son muy lentos o no alcanzan a explotar, haciendo que el disco se caiga en varias partes.

“Sunbathing Animals” es un muy buen album, con momentos brillantes y enérgicos que nos recuerdan a los inicios de Arctic Monkeys. Desafortunadamente la obra también cuenta con pasajes oscuros y difíciles de asimilar, que quizá nos dificulten darle una segunda oportunidad a esta gran placa.

Compártenos tu opinión:

share on: