Surf Open Acapulco 2013, más que una competencia | Freim