Thom Yorke y sus Atoms For Peace

129-1-1360272233

Por: Ale Altamirano | @al__e

La portada lo dice todo, figuras distorsionadas en negro sobre blanco, Yorke encontró la fórmula que venía preparando desde el disco “The Eraser”.

La alineación que encontró el vocalista de Radiohead con Flea de Red Hot Chili Peppers en el bajo, el veterano productor del mismo Radiohead, Nigel Godrich en la guitarra y teclados, Joey Waronker en la batería, y el percusionista, Mauro Refosco, quien ha colaborado en bandas como REMThe Smashing Pumkins, Beck, entre otros. Parece ser una de las mejores bandas que se ha formado en mucho tiempo, o tal vez sólo sea la emoción de ver tanto talento concentrado en un LP.
Atoms For Peace, banda como la conocemos ahora, ya había estado detrás de la mente surrealista, abstracta y retorcida de Yorke, interpretando el disco completo, “The Eraser” en el Echoplex en Los Ángeles el 2 de octubre de 2009 y girando por varias partes de los Estados Unidos.

Pero bueno, vamos adentrarnos en las entrañas de “Amok”, primer disco oficial de los ‘Átomos para la Paz’. Se había comentado antes, la portada sigue la pista del disco como solista de Yorke y en el sonido parece ser la continuación de este.

El disco abre con ‘Before Your Very Eyes…’, melodías suaves y armónicas como las que nos tiene acostumbrado el músico inglés, frases largas que se pierden en los coros. La guitarra siempre de apoyo, a lo lejos, jamás toma protagonismo, el bajo y sintetizadores dándole todo el groove que se merece este track de casi seis minutos. Las percusiones adelante, haciéndonos arquear el cuerpo al ritmo de cada golpe.

Lee también:  Mira unas de las portadas más emblemáticas de la música hechas gifs

‘Default’, segundo track, lo mismo, las percusiones tomando la delantera, con un Thom Yorke cantando como siempre lo hemos escuchado. Le sigue ‘Ingenue’, track que ha causado controversia, por el video, en el cual se muestra al líder de Radiohead, convulsionándose, esta vez sutilmente, al ritmo de un bajo como sólo Lea podría haber sacado, creando toda la atmósfera para la es la mejor canción del disco.

Ocurre algo raro si vienes escuchando a Thom Yorke desde hace muchos años, sabes a lo que le entras, no esperas otra cosa. Cuando te colocas los audífonos o pones el CD en el reproductor sabes que lo primero que escucharás será un bombo a todo lo que da, un sintetizador o una guitarra jugando entre sí, es casi como saber la que te espera si tu novia te mira viendo de reojo a otra chica.

Lee también:  Descendents, la banda que creció aunque no quería

‘Dropped’ y ‘Unlees’ es un claro ejemplo de que Yorke quiso seguir bajo lo que ya había experimentado con su anterior disco en solitario. En ‘Stuck Together Pieces’, la figura de Lea se deja ver claramente, y desde me particular punto de vista, como fan, es el segundo mejor tema del “Amok”.
‘Judge, Jury And Executioner’, nos recuerda el inicio de ‘There There’‘Reverse Running’, es la continuación y al final dejan “Amok”, que empieza bien, haciendo que la cabeza y los pies se muevan, pero después vuelve lo mismo. Yorke jugando con su voz, acompañado de unos coros un tanto diabólicos.

“Amok”, es un buen disco sí y sólo sí has seguido la trayectoria de Thom Yorke, en otro caso te parecerá aburrido, llegando a la forzosa necesidad de quitarlo y poner el “Hail To The Thief”. Esperemos que a “Atoms For Peace” les siga yendo como hasta ahora, ya le han puesto nombre a banda, algunos han dejado por un rato sus otros proyectos, Yorke sigue sacando nuevos pasos de baile que a muchos nos gustaría ver en vivo; sin embargo no sabemos sí sólo han sacado “Amok” para pasar el rato y seguir presumiendo que han compartido escenario juntos.

Compártenos tu opinión:

share on: