Transplantes: futuro y ciencia ficción

transplantes

Por: Tai Cornejo

Antes incluso de que el trasplante fuese una realidad médica, el cine y los libros ya fantaseaban con esta intervención. Prueba de ello son cintas de género fantástico y ciencia ficción como “The Island”, “Blade Runner” o “Edward Scissorhands”. Hoy en día, con los trasplantes como el pan de cada día, las películas abordan problemas tan comunes como los sentimientos involucrados en la decisión de donar o la angustia de esperar un órgano. Al comienzo, el tema se ligaba a la ciencia ficción y al cine fantástico, donde quirófanos y trasplantes eran creados de las adaptaciones literarias más oscuras de Poe o Lovecraft. Casos como  ‘Frankestein’, de Mary Shelley, o ‘El hombre del cerebro trasplantado’ ilustran a la perfección estos casos.

Frankenstein

El actual modelo de transplantes que se usa es definido como “El Modelo Español” nacido en el siglo XVIII en el que las donaciones tienen un proceso similar al de vender una casa o un auto. El desarrollo de esta mecánica ha dado al ser humano la capacidad de decidir qué se hará con sus órganos y a quién estarán destinados, aumentando notablemente la cantidad de donantes a nivel mundial. En un futuro no muy lejano, podríamos imaginarnos una utopía en donde seres clonados, animales y jóvenes criados especialmente para este tipo de procedimientos, convivieran sin ningún problema con sus beneficiarios.

Sin embargo la implementación y el uso de células madre, han abierto un abanico de posibilidades ante esta situación. En junio de 2011, el profesor de cirugía regenerativa del Instituto Karolinska de Estocolmo, Suecia, implantó la primera tráquea humana fabricada íntegramente con material sintético, a partir de células madre del paciente. Desde entonces ha aplicado esta técnica a cuatro personas más y actualmente la está ampliando a otros órganos.

Por otro lado, no siempre existe un donante disponible cuando un enfermo necesita un transplante de corazón, un riñón, o cualquier otro órgano, en esto es en lo que planean ayudar las células madre, las cuales abren una enorme posibilidad a estos pacientes. En Basilea, Suiza, un cirujano llamado Paolo Macchiarini ha hecho cinco implantes en los últimos años de tráqueas fabricadas con células de los propios pacientes montados en una base artificial, la misma técnica ha sido adoptada en otras partes del mundo para regenerar hígados y pulmones.

repo_men_

La tecnología y el futuro de los transplantes no distan mucho de películas como Repo Men, en donde los órganos artificiales se podían comprar a crédito. En esta película protagonizada por Jude Law, nos adentraban en un escenario en donde si los compradores de estos órganos no pagaban sus cuotas mensuales, estos “agentes” abrían a los pacientes para recuperar esos implantes y así poder revenderlos.

Un futuro bastante aterrador, sin embargo no podemos dejar de lado las múltiples tratas de este tipo de procedimientos, tan sólo el año pasado en Pakistán encontraron a 133 hombres moribundos en un cuarto con cicatrices en la parte de la espalda que cubre riñones y pulmones, a estos hombres les pagaban el 1% de la transacción y la mafia de órganos recibía cerca de $ 400,000.00 dls mensuales por dicho negocio.

Ciudadanos pakis tráfico riñones

Excepto en un número muy restringido de países, la venta de órganos está penada por la ley. Sin embargo, la necesidad de poder recibir un trasplante, generó el llamado tráfico de órganos, que consiste en la entrega voluntaria de un riñón a cambio de una remuneración o en el caso extremo, la obtención criminal de órganos. Esto último significa la extracción del órgano contra la voluntad de la víctima, infligiéndole un daño físico e incluso la muerte.

Está confirmado que los enfermos renales de Italia, acuden a la India para recibir este órgano faltante  y que los centroeuropeos, principalmente los alemanes y de Medio Oriente (israelíes),  prefieren viajar a Rusia, Filipinas y América Latina. Por su parte, los pacientes estadounidenses se desplazan a las clínicas urológicas que han abierto sus puertas en la frontera de Texas con México, para recibir el riñón que compran a los traficantes por un puñado de dólares.

Podría parecer que no es así, pero lo cierto es que el tema de las donaciones y los trasplantes puede ser un tabú desde sus inicios, hasta su trata en la ciencia ficción, convirtiéndose en un asunto que no comprende ni de escuelas ni de fronteras.

En el 2005, Kazuo Ishiguro nos volcó la visión acerca de este tema al escribir la novela ‘Never Let Me Go’ la cual fue adaptada al cine cinco años después y cuenta con actuaciones de Andrew Garfield, Carey Mulligan y Keira Knightley. En esta distopía las personas de la tercera edad ocupaban gran parte de la población y al considerarse una generación más estudiada y experimentada, pagaban altas cantidades de dinero por tener un “joven” con órganos de repuesto, en caso de necesitar un donante. En este triángulo amoroso podemos percibir una pequeña parte de lo que sería el ver cómo tú mejor amigo o incluso el amor de tu vida se muere poco a poco al ir pasando a otra persona todos sus órganos funcionales.

never_letme

Falun Gong fue un culto que nació a fines de 1980 en una provincia de China. El líder de este culto, Li Honghzi predicaba una disciplina basada sobre oraciones, concentración mental, ejercicios gimnásticos y pasos de baile. Hasta aquí, se puede decir que era un grupo totalmente inofensivo, pero algo pasó en la mente de Li que de maestro pasó a autodenominarse Buda Supremo del Universo.

El movimiento pronto se transformó en una secta violenta que se multiplicó de una forma impresionante, y a los seguidores que infringían las leyes se les castigaba de la más cruel manera: donar sus órganos a personas del mismo culto que las necesitaran. Lentamente se comenzó a filtrar información al Gobierno acerca del gran mercado del que eran dueños las cabezas del Falun Gong. Se desconoce el número exacto de ejecuciones anuales, pero se calcula que superan las 1500 y muchas de ellas pertenecían a miembros de Falun Gong. De 60.000 órganos trasplantados entre 2000 y 2005 en ese país, se ignora el origen de más de la mitad.

sustracdeorganos_

La imagen onírica  acerca de la ciencia ficción en los transplantes se ha ido desarrollando más en la vida real como en el musical surrealista Repo! The Genetic Opera, el cual nos habla acerca de la posibilidad de crear órganos humanos de manera artificial. ¿Es ficción o quizás sea una realidad no demasiado disparatada?

Aunque el concepto es todavía experimental, los investigadores han demostrado que puede ser posible utilizar la impresión 3D para crear tejidos y órganos de reemplazo algún día. El Dr. Anthony Atala, Director del Instituto Wake Forest de Medicina Regenerativa, comentó para una publicación de CNN, que esta evolución puede llegar a ser capaz de combinar los avances en el estudio e implantación de células humanas y biomateriales para crear modelos imprimibles de órganos.

3d_organos

¿Sería posible que no pase mucho tiempo antes de que la impresión 3D pueda hacerse realidad? Tal vez podría ser un negocio más sano y tumbaría la mafia de los transplantes de órganos, o tal vez lleguemos al punto en el que contemos con máquinas regenerativas de todo nuestro sistema como en la película Elyssium, sin duda un tema bastante extenso en el que no podemos predecir el futuro.

Los donantes de órganos no dejan de ser intérpretes que actúan en la película de la vida, como protagonistas y que gracias a su solidaridad, les permiten a otras personas la posibilidad de seguir viviendo.

Compártenos tu opinión:

share on: