Tripnotik en el Museo británico | Freim