Vampire Weekend, en defense de las ‘selfies’