Vans 50 años: la importancia de la resonancia

vans

Fotos por: Vans

Pocas, realmente pocas marcas, se pueden dar el lujo de integrar el gusto y la credibilidad de la gente con la música. Vans es una de ellas. Como motivo de su 50 aniversario realizó varios eventos a nivel mundial con conciertos realmente llamativos en términos de talento. Para México se lucieron con un menú bastante potente, en donde Wu-Tang Clan era el plato fuerte.

v1

Vans México no escatimó en presupuesto, con una fiesta mastodóntica como ya es su costumbre. Bebida gratis y accesos que si bien podían conseguirse a través de trivias y dinámicas, eran totalmente gratis, y si uno intentaba un poco podía ser uno de los miles de afortunados que se dieron cita cerca de las 20:00 horas en El Lienzo Charro de avenida Constituyentes.

Pese al olor de establo en el aire, el ambiente era disfrutable y adecuado en cuanto a tamaño se refiere. Uno que otro rapero movió esfuerzos para colarse a un evento que reuniría un público bastante heterogéneo, debido a la diversidad de sus artistas. Globos, luces y un despliegue de presupuesto considerable como activación de marca. Mejor, insuperable.

v2

La noche abrió con el dueto local Shiro Schwarz, que si bien traen un ritmo cadencioso y presto para la fiesta siguen sin cuajar, en un aparente estilo trasnochado con la estética de los ochenta. Pasaron sin pena ni gloria, ante un foro al que apenas comenzaba a llegar gente. La bebida gratis también fluía y lubricaba los ánimos.

Lee también:  St. Vincent musicaliza el nuevo cortometraje de Kristen Stewart

Tocó el turno de El Guincho, quien desde España y con nuevo disco bajo el brazo (Hiperasia) dio un set en vivo, el cual no daba en nuestro país desde 2011 (lo hemos visto en años pasados como DJ). Algo raro parecía pasar con el set, se sentía desgarbado y raro en vivo, no conectó demasiado pese a los entusiastas de “Bombay” y ese disco increíble que fue Pop Negro de 2010. La ecualización parecía no era la mejor.

Para cuando salió The Kills, la mala acústica del lugar, con techo de lámina plástica y estructuras de metal, se hizo palpable. Aunado al sonido, The Kills parecía deslucido, siguen sonando bien y poderosos, pero la banda de acompañamiento y el encumbramiento parecía haber reducido la magia del dueto. El minimalismo y la mugre han sido sustituidos por un rock bien ejecutado pero que deja poco a la imaginación. Bien, pero bastante parejos.

v3

El plato principal de la noche había llegado. Amos de la rima y la base, la leyenda rapera había llegado a saciar a los asistentes. Wu-Tang Clan salió a reventar clásicos ante un público entusiasta, que conocía sus canciones y estaba dispuesto a aguantar un miércoles por la noche para mover la cabeza asintiendo. Sin embargo, la acústica comenzó a hacer estragos. El combo notó las anomalías y pidió en vivo modificaciones a la ecualización de sus micrófonos. Los ajustes intentaron mejorar con pobres resultados, pero la acústica del lugar estranguló la fidelidad y trepó los agudos a niveles realmente ofensivos para los oídos, en algunas zonas del recinto. Si uno tapaba sus oídos podía escuchar los detalles y el despliegue del Wu en escena, son unos monstruos, dejando en claro por qué son escuela. La gente, pese a desanimada por el audio nunca soltó al grupo y no escatimó en coros, gritos y manos al aire. El público, increíble.

Lee también:  Aural-Bestia: atletas de alto rendimiento

v5

Una lástima por una noche que parecía increíble, en la que después del Wu-Tang Clan se comenzó a vaciar sensiblemente para que los más entusiastas disfrutaran de Jamie XX. Una pena porque Vans pareció no regatear en términos de producción y experiencia, para terminar descuidando un elemento que suele ser más de la mitad del peso de los eventos musicales para que éstos sean un éxito: el sonido. La marca de calzado tiene historia y tradición respetables, sus fiestas suelen ser de las más populares en el mundo de las activaciones de marcas. Ojalá se tome nota del lugar y de las bondades acústicas que éste brinda, elemento importante tratándose de nombres como los que se presentaron el miércoles pasado en El Lienzo Charro. Wu-Tang Clan son un grupo que muchísimos estaban esperando por años, y que sonaran como sonaron fue un desacierto notable.

V6

 

Compártenos tu opinión:

share on: