Vimos a Moderat en Vilna, Lituania, y fue un fiestón épico

moderat-lituania-2014

 

Por razones de la vida que aún no logro explicar del todo bien, me encuentro residiendo temporalmente en Vilna, la capital de Lituania, un pequeño país del norte de Europa miembro de las Repúblicas Bálticas. Eso significa que estoy a unos cuantos kilómetros de más de mi España natal, lo que se traduce en que me he perdido festivales como mi querido Primavera Sound Barcelonés y el más reciente Sónar.

Afortunadamente, gracias a la serie de eventos SOL LIVE (patrocinada por la cerveza mexicana, sí), el pasado viernes tuve la oportunidad de asistir a uno de los eventos más hypeados en Vilnius desde que llevo aquí: el concierto de Moderat, uno de los proyectos más interesantes del panorama electrónico, lo que me quitó un poco el mal sabor de boca de habérmelos perdido en el Sónar.

Aunque, como es lógico, esperaba ver cierta afluencia de personal -el ambiente alternativo está ganando cada vez más terreno en una ciudad que está modernizándose a pasos agigantados y, para colmo, había ganas de verlos después de la cancelación de la gira del año pasado- lo que vi fue cuando menos sorprendente: un desbordamiento de aforo de proporciones épicas.

Lee también:  5 platillos de comida saludable que son muy ricos

moderat-lituania-2014-01

Cientos de personas se agolpaban en el Loftas, uno de los locales más interesantes de la capital lituana -si no el más- ubicado en una antigua fábrica soviética y que ahora hace las veces de terraza de verano, local de conciertos y discoteca. Vamos, un pastiche de la leche, en el mejor sentido de la palabra. Era prácticamente imposible moverse cuando Sascha, Sebastian y Gernot, AKA Moderat, AKA Apparat + Modeselektor aparecieron en el escenario, y todavía quedaban bastantes asistentes por entrar.

This is a very dark show” rezaban las dos pantallas ubicadas tras las tres consolas de los alemanes. Y tanto, ni una pantalla de ordenador les iluminaba las caras (solo interrumpían la oscuridad dos pequeñas linternas dirigidas hacia las mesas de mezclas). Y, de repente, ‘A New Error‘, así, sin anestesia, retumbó en el Loftas dejándonos a todos embobados. Los visuales, de los que ya había oído hablar, superaron mis expectativas: líneas de luz verticales que cubrían todo el local, referencias a las portadas de sus discos y videoclips, luces estroboscópicas que nos dejaron a todos medio cegatos… Una experiencia tremendamente recomendable, sin duda.

Lee también:  Aural día 1: de la necesidad del tiempo y el espacio

moderat-lituania-2014-02

Y así, como quien no quiere la cosa, se nos pasaron las casi dos horas de concierto, con temazos como ‘Milk‘, ‘Bad Kingdom‘, ‘Seamonkey‘ o la más reciente Last Time‘ (2014) (con unos visuales impresionantes de constelaciones y toreros volando por los aires), dejándonos a todos con una sensación fantástica, a pesar de la aglomeración. Y lo más sorprendente es ver cómo la tranquilidad que despiden sus canciones escuchadas en casa se convierte en un ambiente de rave en su versión en directo, con la voz de Apparat más evocadora que nunca.

En definitiva, un fiestón épico que, confío, terminará de incluir a Lituania dentro del circuito internacional alternativo.

Compártenos tu opinión:

share on: