Vivienne Westwood o: todo se lo debo a mi diseñadora