Yo soy Constantinopla

Constantinopla

Yo Soy Constantinopla

Julio Martínez Ríos
De Bolsillo
2013

Por @orlandooliveros

Xosé Ximénez y Gonzalo son los protagonistas de esta ficción, en donde la fantasía se mezcla con la realidad de una manera extraña aunque fascinante; se trata de dos historias que suceden en distintos planos de tiempo, sin embargo sus sutiles cruces cobran sentido conforme se va avanzando en el texto, otorgando al lector una sensación de estar inmerso en un remolino de sucesos.

En un México donde Colosio no muere y se instaura en la presidencia durante más de un sexenio, la sociedad vive en constante represión gubernamental, a través de órganos censores que mantienen a raya cualquier intento de revolución cultural o artística.

Es en ese contexto que surge “El Fenómeno Rosa”, situación que da un giro de 360 grados a la vida y el modo de convivencia.

Lee también:  Conoce la programación inicial del festival de Sundance 2017

Después de “Arde la Calle”, Julio Martínez Ríos, ex locutor de Radioactivo y Reactor, se aventura en el terreno de la novela fantástica con “Yo Soy Constantinopla”, interesante texto que capta de inmediato la atención del autor.

La lectura de “Yo soy Constantinopla”,  requiere toda la atención de quien se adentra en la historia, Martínez detalla cada cuadro de manera exhaustiva, requiriendo un esfuerzo extra para poder comprender a cabalidad el relato.

Las piezas de este rompecabezas tienen extrañas formas y no embonan a la perfección, es preciso observar detenidamente el panorama, y descubrir que un pequeño detalle de las primera páginas del libro cobra relevancia inusitada en el nudo de la historia.

Lee también:  Aural día 1: de la necesidad del tiempo y el espacio

Los habitantes de la Ciudad de México encontrarán un refugio literario en Yo Soy Constantinopla, las referencias a ciertos puntos del DF provocan que el autor se ponga, de manera inmediata, en los zapatos de Xosé o Gonzalo sintiendo una inmersión en la historia que sólo es provocada al retratar aspectos comunes de avenidas como Reforma, Bucareli, o de puntos más específicos.

A pesar de la complejidad que implica leer una historia donde los detalles pueden resultar excesivos, Yo Soy Constantinopla renueva el género de la novela juvenil en México y lleva al lector a explorar caminos insospechados teniendo como marco está gran ciudad.

Compártenos tu opinión:

share on: