Adiós vaquero: ¿por qué fue tan increíble el Warped Tour? | Freim