Aural 2017: la curaduría desafiante de elnicho | Freim