Bronco y La Sonora Santanera: Nostalgía, Charol y sabor

Festivales de Música 02/03/2017

author:

Bronco y La Sonora Santanera: Nostalgía, Charol y sabor

Desde hace mucho tiempo que Vive Latino se ha caracterizado por ser un festival para romper paradigmas, cuando nació, trató de enfocarse a la música contemporánea que se hacía en Iberoamérica, Reggae, Ska, Rock, Metal, punk, etc. Su público, en general joven, veía un nuevo espacio para escuchar música y conocer nuevas propuestas, abriendo el espectro entre contraculturas y gestando un nicho interesante en su época.

Pero todo esto empezó a permear en la joven vida de este festival, luego de la llegada de varias propuestas nuevas, que no trataban de imitar al gigante Latinoamericano, Corona Capital, Ceremonia, Nrmal, Bahidorá, llegaron con la firme creencia de aportar algo más adecuado al contexto de estos años, ahí fue donde Vive Latino empieza a evolucionar hasta romper muchas barreras que había tenido previamente, los espacios se fueron diversificando y en algún punto de la historia, se esperaba un cartel de Vive Latino, más por morbo, que por el festival en sí, hoy en día, y luego de muchos años de organización, parece que a encontrando su madurez, aprendiendo de años anteriores y combinando lo mejor de diferentes formatos que ha tenido.

Bajo este estándar nos ha tocado ver cosas como Robert Plant y Cartel de Santa en un mismo festival, a la misma hora, Cristian Castro tocando su disco de metal y Calle 13 abucheado, cuando después de unos años serían recibidos como unas de las máximas figuras del festival, así poco a poco se ha ido quitando el estigma de ser un festival “roquero” y se ha abierto a gente muy fuera del target, como Sonido La Changa, Moderatto o Pablito Mix, siendo recibidos con mucha polémica, pero en definitiva con gente dispuesta a verla, por morbo, gusto o por echar desmadre, hoy nos corresponde hablar de dos grupos que en la próxima edición de Vive Latino, buscan la mirada morbosa de los asistentes que se congregarán a lo que promete ser dos grandes presentaciones, Bronco y La sonora Santanera.

 

Bronco

Originarios de Apodaca N.L, este grupo fue innovador en su momento, la inclusión de sintetizadores y cajas de ritmo, así como sus composiciones, simples y con el único propósito de hacer bailar al público, fue lo que los posicionó como uno de los más exitosos. Quién no reconoce la figura de Lupe Esparza o del fallecido Choche, sin lugar a dudas un grupo sumamente exitoso dentro de su género, anteriormente los vimos como parte de “Pal´Norte” lo cual hizo pensar a una gran mayoría, de los cuales me incluyo, que aquél año los veríamos en el festival Iberoamericano, sin embargo, es hasta 2017 en donde esto será posible, garantizando un público muy participativo gracias a la todos los factores que tienen a su favor, su trayectoria, los éxitos como “Sergio el Bailador”, “Con Zapatos de Tacón” o “Libros Tontos”.

Los regiomontanos se unen a la lista, junto a Los Ángeles Azules, Los Ángeles Negros y otros ángeles de colores, para lanzar su álbum de colaboraciones con artistas contemporáneos, así que esperaremos ver un show muy movido de artistas invitados, con la clásica vibra desmadrosa del Vive.

 

La Sonora Santanera

Sinceramente no hay nada que decir al respecto de La Sonora Santanera, sería estar de más, ya que al leer o pronunciar ese nombre nos encontramos a una agrupación de gran tradición e historia, así de simple, estos pilares de la música tropical mexicana están listos para hacer bailar a todos los aficionados y escépticos que se acerquen durante su presentación, como lo hicieron nuestros padres y los padres de nuestros padres.

Se encuentran en un momento muy parecido al de Bronco, ya que luego de un disco de éxitos con artistas invitados, acaban de inyectar una dosis de actualidad lo suficientemente atractivo para que las nuevas generaciones se congreguen en Vive Latino, para llenarse de una experiencia que mezclará la música tropical, el valor histórico de esta agrupación y la eterna nostalgia de sus letras, las cuales parecieran más un pedazo de poema que una canción, que en su momento, reventaba los congales de quinto pelo y los salones de baile en épocas más macizas.

Originarios de la Ciudad de México, este conjunto combina el danzón, mambo, bolero y rumba con la nostalgia y una esencia muy chilanga, que en conjunto, es un festín a los sentidos, bailes en pareja y mucho recuerdo.