Combat rock de The Clash cumple 39 años

Música

Combat rock de The Clash cumple 39 años

El 14 de mayo de 1982 The Clash lanzó Combat Rock, su quinto álbum que si bien no es el mejor de su carrera, sí fue su material más vendido y exitoso. Para inicios de la década de los ochenta, el cuarteto británico había abandonado su origen punk para explorar otros géneros musicales que iban desde el pop hasta el reggae.

 

Ya son 39 años de Combat Rock de The Clash

A pesar de encontrarse en lo más alto de su carrera, interiormente eran un desastre. Pues comenzaron las tensiones entre los integrantes, cosa que se puede apreciar en su música; pero la gota que derramó el vaso fue la expulsión del baterista Topper Headon debido a su adicción a la heroína. 

En las listas de popularidad Combat Rock se posicionó como #1 en el Reino Unido y en Estados Unidos tardó un poco en triunfar, pues llegó al puesto #7 pero más adelante obtuvo un disco de platino. 

De los doce tracks que conforman el disco, las canciones Know Your Rights, Should I Stay or Should I Go, Rock The Casbah y Straight to Hell se convirtieron en clásicos del rock y hasta de la cultura pop. Quizás, el más conocido sea Should I Stay or Should I go. Canción que la marca Levi’s decidió usar para un comercial de 1991 y en 2016 formó como pieza clave en el argumento de la primera temporada de la serie Stranger Things. Tampoco hay que olvidar que la cantante M.I.A. sampleó Straight to Hell para usarla como base en su hit Paper Planes del 2008. 

Aunque ya no eran unos punks que escandalizaban a la rígida sociedad británica (y al mundo también), continuaron generando polémicas por haber adoptado una estética militar a manera de provocación y gracias al videoclip del single Rock The Casbah, en el cual mostraban a un judío ortodoxo y un árabe conviviendo como amigos. El tema volvió a ser objeto de controversia durante la Guerra del Golfo a principios de los años noventa, porque al ejército estadounidense se le ocurrió usarla sin autorización de los Clash. 

Pero no todo era malo, su creciente éxito les sirvió para que sus compatriotas The Who los escogieran como teloneros de sus conciertos en Estados Unidos de 1982.