De Francia para el mundo: el nu-disco cautivador de Jupiter

Música 23/01/2019

De Francia para el mundo: el nu-disco cautivador de Jupiter

Es posible que a lo largo de los años y la historia de la música, los avivamientos del funk hayan tenido lugar más veces que los del mismo punk. Quizás es el amor desmedido por esos ritmos bailables o un aferramiento necesario a la música disco, motivados inicialmente por la nostalgia.

Ser melancólicos nos mantiene vivos.

Era 2007 cuando Amélie de Bosredon y Quarles Baseden se conocían en una pista de baile londinense, y en ese mismo instante, la magia sucedió.

Desde el primer instante, ese click se manifestó y ambos decidieron que era buena idea iniciar un proyecto musical. Tenían gustos similares, ¿acaso algo podría salir mal?

Después de 12 años, el dúo establecido en Francia sigue tirando tracks. Se rehúsan a dejar morir las vibes retro que los caracterizan y contrario a lo que suelen decir, “¿renovarse o morir?”, Jupiter se mantiene fiel a ese estilo groovie, a sus inicios, a la razón de estar juntos.

La voz aguda por naturaleza de Amélie se fusiona con los sintetizadores dreamy de Quarles. Es una buena base para comenzar pero todo se homogeneiza con notas cósmicas de bajo, riffs seductores y percusiones perfectamente bien ejecutadas.

Si hablamos de sus influencias ya no nos sorprende que su sonido sea impecable y bien definido. Monstruos como Lipps Inc, Boney M, Earth Wind & Fire, Grace Jones, Chic, King Tubby, Telex, Kraftwerk y hasta The Clash, son citados en cuanto escuchamos sus propios temas.

Es entonces que intentamos descifrar la formula del éxito de los proyectos franceses, ¿acaso es estar de ese lado del mapa? Puede ser, la exposición al euro dance siempre tendrá algo que ver, si a eso se le suma el amor a la música y una creatividad explosiva, solo es cuestión de tiempo para que funcione.

Francia nos ha dado grandes exponentes como Daft Punk, Justice, Breakbot, por mencionar algunos, artistas que nos remontan a la era dorada de la música. Jupiter se acerca a este sonido un tanto outer space y boogie, y aunque quizás no gozan del mismo reconocimiento, se convierte en una experiencia exquisita.

Cuentan con dos álbumes de estudio, Juicy Lucy (2012) y Bandana Republic (2015), lanzados bajo el sello Grand Blanc.

Si aún no los conoces, es momento de escucharlos. Te garantizamos que se van a adueñar de tu corazón de la misma manera que lo hicieron con el nuestro.