Duffy: La promesa del soul que se desvaneció

Música

Duffy: La promesa del soul que se desvaneció

A inicios del 2008 apareció Duffy, una cantante galesa que con su potente voz y estilo enfocado en el soul y pop captó la atención de manera instantánea, además de intentar rivalizarla con otra joven promesa que también estaba ganando fama, nada más y nada menos que la mismísima Amy Winehouse.

Duffy: Una cantante que pudo haber triunfado

Los inicios de esta rubia platinada de look tipo sixtie’s datan hacia el 2003 cuando participó en un reality show musical de Gales donde obtuvo el segundo lugar, mientras intentaba hacerse de lugar en la música trabajó como mesera y en una pescadería. Después se mudó a Londres para perseguir sus sueños y ahí conoció a Bernard Butler, guitarrista de Suede con el que definió su estilo orientado al soul.

El sello A&M Records se fijó en ella y la firmó para grabar su álbum debut Rockferry, cuya carta de presentación fue la canción del mismo nombre pero pasó sin pena ni gloria. Hasta que Mercy, su segundo single la hizo despegar y cuya letra era una declaración de amor absoluta en la que le pedía a esa persona que no la lastimara. En el videoclip promocional ella aparece cantando mientras que a su alrededor se aprecian personas bailando a ritmo de northern soul.

Rockferry tuvo muy buenas críticas por parte de la prensa especializada, además de haber vendido miles de copias a nivel mundial. Esto parecía ser un buen augurio para Duffy, pues muchos consideraban que tenía un futuro prometedor, por si fuera poco, en 2009 ganó tres categorías de los Brit Awards y también un GRAMMY. Además tuvo la oportunidad de actuar en importantes festivales como Coachella, Glastonbury y Lollapalooza.

Luego llegaron los sencillos Warwick Avenue, Stepping Stone y Rain On Your Parade, que tuvieron éxito pero de forma moderada, pero eso no fue ningún obstáculo para ella. Entonces, en 2010 lanzó Endless,  para este segundo material discográfico trabajó con el legendario Albert Hammond y sólo se lanzó el sencillo Well, Well, Well. Posiblemente esto se debió a las reseñas poco favorecedoras por el sonido tan pop del álbum, a pesar de que logró colarse en los charts británicos.

A partir de ahí Duffy fue desapareciendo poco a poco del panorama y solo se supo que apareció en la cinta Legend de 2015. No fue hasta el año pasado que en un post publicado en su cuenta de Instagram explicó su repentino retiro de los escenarios, que tristemente tuvo que ver por un hecho ocurrido hace unos años, cuando se encontraba festejando su cumpleaños en un bar donde la drogaron para raptarla y violarla. Dicha experiencia traumática le provocó miedo, temor a hablar sobre ello y por tal motivo tomó la decisión de alejarse de todo. La galesa asegura que salió adelante gracias a la terapia psicológica que tanto le ayudó para salir adelante y ahora poder contar su historia a las personas.

A pesar no tener definido si regresará o no a los escenarios (aunque dio a entender que no ocurrirá), Duffy expresó su deseo de vivir tranquilamente por el momento. Pero siempre será recordada por su grandes hits que marcaron el 2008 e incluso cuando murió en 2011 Amy Winehouse, se llegó a decir que la intérprete de Mercy sería la que ocuparía su lugar en la música.