Ecos y sonidos de Mutek 2017

Festivales de Música Reseñas de Conciertos 29/11/2017
mutek méxico 2018

author:

Ecos y sonidos de Mutek 2017

Por Luis Tomita | Fotos cortesía Oscar Villanueva / Mutek

 

Para muchos, Mutek es un festival con visión hacia el futuro, pero al mismo tiempo con una fascinación por el legado musical como pocos festivales de electrónica en el país. Son contados los gestores artísticos que tienen tino y buen gusto para develar una experiencia musical dentro de la capital mexicana que sea digna de sus oídos.

Mutek se encuentra respaldado por los casi quince años de vida en su edición mexicana y dieciocho en su formato original proveniente de Canadá, además de ser uno de los primeros en México con un formato refrescante para sus años en vigencia.

Su edición número catorce estuvo lleno de movimiento durante una semana (del 22 al 26 de noviembre), misma que modificó a más de uno e hizo bailar a otros. Los festejos comenzaron con el A/Visions 1 en el Domo Digital como ya es costumbre, con dos piezas audiovisuales: Liquid Architecture (CA/QC) y Hyperform (UK+CA/QC) de un impacto sublime y metáforas rítmicas entre melódicas y atonales. A la par se llevaron a cabo instalaciones y experiencias virtuales en Casa MUTEK.MX.

La segunda sesión audiovisual programada en el Blackberry; A/Visions 2, fue llevada de la mano por Lorenzo Senni (IT), en un acto atrevidamente quirúrgico y al mismo tiempo hipnotizaste; sus ritmos son construidos a partir de melodías simples, lo cual lo hace aún más interesante. Alva Noto estuvo presentando a UNIEQAV (DE), un representante oriundo de una de las escenas más prominentes de Alemania y fundador del emblemático Raster Noton. Como inicio, las escenas ambientales y minimalistas de Steve Hauschildt (US) le dieron las bases para ser una noche sumamente contemplativa.

Ambience era un concierto originalmente programado para ser la apertura, antes de los cambios de fechas debido al pasado terremoto de septiembre. A pesar de eso, el programa no cambió en su idea focal y más bien agregó al siempre bienvenido Tim Hecker (CA/QC), fiel aficionado a la música sacra y un genio para manipular la electricidad que emana de sus procesos creativos. Su inmersión es sorprendente y la forma en que mezcla las salidas de audio digitales con amplificadores para guitarra con bulbos, le dio una personalidad sólida a su trabajo, ejecutado con firmeza.

Rafael Anton Irisarri (US) es una `pieza importante para el arte sonoro norteamericano. Demostró por qué Umor Rex cuida tanto a sus artistas y cómo la creatividad puede alterar estados cognitivos con procesos orgánicos en vivo. The Orb (UK) fue la pieza final de la noche, que cerraría con una forma impecable de evocar sonidos, desde dimisiones ocultas en el arte de estos grandes productores. Una experiencia sensorial como lo dicta el concepto de ambiente.

 

Nocturno 1

Ya llegado el fin de semana fue el evento donde más se percibió el flujo de gente, pero a pesar de ellos, el lugar, a diferencia de otros años era inédito y sin precedentes para el festival. Una fábrica enorme que albergó perfectamente tres escenarios. Clhloé (FR) fue una de las patadas de inicio para la noche, con un techno vibrante pero muy lineal. Edgar Mondragón (MX) ofreció una actuación poco certera para el festival, sin embargo los visuales del artista Esstro9 dieron mucho para contrastar con la imagen como guía ultrasensorial.

Emptyset (UK) derritió cerebros con sus estructuras sincopadas y ruidosas, dignas de las altas horas de la noche. Por otro lado, Kelly Lee Owens (UK) dejó qué desear en partes, puesto que la melodía su volvía pop pero al mismo tiempo no tenía la complejidad necesaria. Jadir Zarate (MX), como advertimos, fue un acto sumamente interesante para la noche: texturas rasposas e inimaginables paisajes, todo corrompido por la profundidad en las melodías.

Elektro Guzzi (AT) fue sin duda el show revelación, no sólo por su calidad en composición y sonido, sino también por su atrevimiento de romper el formato, jugarlo, deshacerlo y convertirlo en algo que sólo ellos dominan. Practice (MX) fue un digno representante de una acogedora comunidad que se desarrolla alrededor del club y elementos con complejidad olística; noches de la ciudad donde lo importante es el baile.

Leafar Legov (DE) fue el inicio del final, una llamarada de texturas que se desenvolvían con precisión y lentitud, a la par de luces led de colores cálidos y espacios ampliamente acústicos. Ese fue el último show impecable que pudimos ver en la noche, y que con los anteriores mencionados dejaron grandes expectativas para comenzar la travesía de nuevo, al día siguiente.

 

Nocturno 2

La segunda noche siguió con la narrativa del festival, que ya adelantaba grandes experiencias y el evento más largo de la semana, el cual comenzó con actos también ya advertidos por Freim, para sacudir los pensamiento y rolar en un universo expandido de sensaciones. Egroj (MX) dio el carácter primario a la noche, mediante contemplación y convulsiones estéticas que se acomodaron de manera temprana en el programa.

Burton junto con J. Roy presentaron Artificel (CA/QC), una de las piezas más interesantes de la Fábrica, que llevaba la realidad microscópica a la luz led con una narrativa musical muy amplia, pero al mismo tiempo experimental. Telefon Tel Aviv (US) nos dio una muestra del gran trabajo que desempeña en su escena y de cómo la emotividad es una gran aliada de la inteligencia.

The Sight Bellow (US) demostró que Estados Unidos aún tiene un papel importante en líneas narrativas experimentales y Thomas Fehlmann dejó en claro por qué muchos lo consideran ya una leyenda de la música electrónica. Kettenkraussell (DE) también dio muestra de otra perspectiva alemana acerca de música e introspección profunda. Ya para calamar pero al mismo tiempo delirar en un ambiente muchos más club, Upgrayedd Smurphy dio una cátedra de cómo se controla la música club global sin tener que ser pretenciosa como buena parte de la escena nacional, en cuanto al abuso de ritmos latinos se refiere.

Second Woman (US) demostró que el hecho de tener pocos asistentes en sala no iba a hacer de ese un show poco especial, sino todo lo contrario, una bomba de frecuencias agudas y bajos que retumbaban en la Fábrica; sin duda un acto que no es para todos. Dicho lo anterior, queda claro que la muchedumbre y la fiesta desenfrenada se albergaba en el escenario principal con Squarepusher (UK). Más un espectáculo performático que un acto de alto alcance sonoro, dio ánimos para que la velada continuara un par de horas más con la emoción ferviente de los fanáticos.

 

Clausura

El cierre de Mutel se llevó a cabo en el Museo Tamayo, en donde el primer actor fue una intervención de un taller que integraban nombre como Dj Koi, CRSNTM y Fernando Velázquez (MX), productores jóvenes mexicanos y talentosos que emitieron sus expresiones en el escenario, dispuesto en la explanada. Humberto Polar y Mike Sandoval (PE/MX) alteraron frecuencias y precedieron a Chancha Vía Circuito (AR) y Equinox (JM), para terminar el domingo con un buen sabor de boca y un festival grande comparado con las dificultades del sismo del 19 de septiembre.