#EscenaLocal: Diles que no me maten: poesía y rock

Música 13/04/2021

#EscenaLocal: Diles que no me maten: poesía y rock

La banda que toma nombre de uno de los clásicos de Juan Rulfo, comienzan a crear obras de arte y transformarlas a su manera, a distorsionarlas.

Conformada por Jonás Derbez (voz), Andrés Lupone (bajo), Jerónimo García (guitarra), Gerardo Ponce (guitarra) y Raúl Ponce (batería y percusiones), estos chicos han logrado llamar la atención de la ciudad y el público mexicano, resonando con su sonido demencial y lisérgico. En una tarde de cuarentena  sale el lanzamiento de Edificio, y aquí te vamos contar y dar a conocer la historia del proyecto, la dualidad caótica y pacifica de su lirismo, su proceso creativo y viajes a islas desiertas.

-¡Díles que no me maten, Justino! Anda, vete a decirles eso. Que por caridad. Así díles. Díles que lo hagan por caridad.-

Es un nombre muy impactante. En algún momento creí que era parte de la unión de la banda no haber leído el cuento, porque nadie lo había hecho”, dice Jonás para Vibras.com, “o sea, es cuentazo y ‘Juan Rulfo’ es un gran escritor. Además, es una frase muy cargada de significado: en cinco palabras y tres sujetos crean una situación complicada, crea una imagen”. A pesar de que el significado varié para cada miembro de la banda, no quita el hecho de que es un nombre lleno de fuerza e inolvidable.

Del misticismo y la magia acida que se pierde en guitarras oscilantes, decibeles que navegan en la sangre del shoegaze, de un kraut corrosivo y esencia industrial, viene de la mano con un lirismo poético, juegos de palabras filosos que comienza a asechar tu mente.

Para una banda que genera su propio lenguaje, que escupe palabras con una singularidad llameante y deja a la mente llenar los hoyos de lo subjetivo; es un fenómeno que se debe analizar con detenimiento y Jonás tiene una facilidad para el hechizo lírico

Con la improvisación y experimentación realizadas como un ritual casi religioso, han sido las melodías demenciales e inesperadas las que han puesto a Diles que no me maten bajo los reflectores de la escena independiente mexicana. Su primer material, Cayó de su Gloria el Diablo, es definido por Jonás como: “una improvisación y anotaciones para dejarse llevar entre frases”

Edificio, el primer álbum de la banda

esperado álbum debut, Edificio es una atmósfera sombría compuesta por cinco canciones de energía lisérgica y líneas sublimes; “es un trabajo de jams en el estudio: tocando y creando una sin energía hasta que cuaja una idea”. Como resultado, una odisea dinámica de 36 minutos que hace girar tu cabeza una y otra, y otra vez, te pone los pelos de punta; es un efecto estrepitoso completamente adictivo, generado por una mezcla instrumental y una nueva dinámica sonora, entre lo análogo y cuerdas surreales. Fusionando los elementos creativos, han logrado hacer sentir las vibraciones de su música y jugar con melodías resultantes del pasado, como una caja que emite sonidos volátiles y místicos.

De esencia improvisada, coincidencias experimentales, lirismos delirantes y agríos, sonidos moleculares que cambian entre ambientes, lo post-industrial, un caos de ensueño y una locura vanguardista, Diles que no me maten continuarán siendo una de esas bandas que no hay que perder de vista porque se pueden comer el mundo en un parpadeo. Ni tú ni yo sabemos nada, pero con Edificio, el quinteto nos deja cruzando los dedos por descubrir más de sus nuevas hazañas.

 

“Quién es nosotros” su último single release

El single que estrenó a finales del 2020 la banda estrenó un single cargado de muchas guitarras, una batería melódica y la voz de Jonas citando sus poemas que son tan profundos y sin miedo a la metáfora.

Sin duda esta banda la podremos estar viendo formar parte próximamente de festivales como Marvin, Hipnosis, Nrmal, entre otros.

Checa aquí su sesión en vivo en los estudios de Aire Libre 105.3fm: