CEMEDOC: un festival en el exilio

Entretenimiento 10/11/2018

author:

CEMEDOC: un festival en el exilio

Rafael Alberti siempre vivió con una radio y una maleta hecha a un costado de su cama para el momento en que tuviera que partir. El cine no solo nos muestra el color de la maleta o el color de la habitación. Nos muestra la soledad, el sueño entre cortado, dormir con un ojo abierto por si hay que salir huyendo, nos lleva a ser “otro”.

Nos pone como constructores en medio de un sol ardiente sin medidas de seguridad, nos pone como incansables caminantes en medio de las grandes ciudades, entre miles de miradas que miran a través de nosotros, nos volvemos fantasmas como ellos.

Sentir la tristeza del adiós a la casa, a los amigos, a la familia, porque, aunque uno vuelva, nunca más será su casa ni sus amigos, él no volverá a ser el mismo.

La muerte pisa los talones y hay que caminar, correr, gatear y volar, tratar de escapar de ella con nada al hombro, solo una gran esperanza que luce en las palabras de aliento al amigo que ya no puede seguir o al hijo que se niega a caminar del hambre que tiene.

780 cintas fueron postuladas para la quinta edición del CEMEDOC , 780 cintas en un mundo donde el documental esta excluido de las salas de cine. ¿A qué responde tanta producción?

La única respuesta es la necesidad del mundo, la realidad lo exige, las historias y las sociedades no se detienen. La realidad debe ser mostrada y a través de las 14 cintas seleccionadas para esta edición del festival, recordaremos que todos somos migrantes.