Foodfight!: El desastre hecho animación

Entretenimiento

Foodfight!: El desastre hecho animación

A principios del Siglo XXI la animación tuvo grandes avances tecnológicos, esto se vio reflejado en exitosas cintas como Toy Story y Monsters Inc. ambos títulos de Disney Pixar. Por lo que varios realizadores decidieron esforzarse en mejorar para ofrecer algo innovador, uno de esos que lo intentó fue el productor Lawrence Kasanoff con su fallido filme Foodfight!, el cual se destaca por sus pobre trabajo de animación.

Cuando Lawrence Kasanoff quiso ganarle a Pixar

Todo comenzó en el 2002 cuando Kasanoff anunció la creación de un estudio de animación llamado  Threshold porque quería emular la fórmula de Pixar, así que manos a la obra y a gastar la nada despreciable cantidad de $65 millones de dólares para crear una película infantil que saldría a la luz hasta 2005 y sería todo un acontecimiento porque actores de la talla de Charlie Sheen, Eva Longoria y Hilary Duff prestaron sus voces para los personajes.

Todo parecía ir bien hasta que en el invierno de aquel año las cosas se salieron de control, ya que la producción aseguró que habían robado los discos duros que contenían todos el material del film y esto provocó que iniciaran nuevamente desde cero. Aunque existe el rumor de que la película en realidad fue una tapadera para lavar dinero y a eso se debe el gasto tan millonario en ella, sumándole todos los años en los que se tardó para estrenarse.

Podría pensarse que esto fue una tragedia y se había perdido algo súper original, pero no fue así porque la trama de Foodfight! narra la historia de un supermercado en el que los artículos del lugar cobran vida cuando no hay humanos y por si fuera poco se aprecian más de ochenta referencias a marcas muy conocidas, hecho que provocó que se considerara como un enorme comercial; además de tener personajes que parecen casi plagio de algunos muy famosos, tal es el caso del protagonista que viste al igual que Indiana Jones. Además, se consideró algo más enfocado hacia a adultos que a los niños por la cantidad de chistes con referencias sexuales.

Hasta 2011 comenzaron a liberarse imágenes oficiales de Foodfight!, fue entonces que comenzaron las reacciones negativas por parte del público, quienes entre burlas y críticas dijeron que parecía una vieja película de animación. Dicho argumento es completamente cierto, porque el trabajo resultó ser tan malo que así ni en sueños competirían en contra de Pixar, debido a las pésimas expectativas se decidió lanzar directamente en DVD para evitar un desastre peor.