Kaleidoscope: La joya olvidada del rock mexicano

Música

Kaleidoscope: La joya olvidada del rock mexicano

A finales de los años sesenta apareció en México una banda de rock psicodélico llamada Kaleidoscope, que contaba con integrantes originarios de República Dominicana, Puerto Rico y España. La cual arribó a nuestro país procedentes de Miami, ciudad en la que habían estado ensayando.

La banda mexicana de rock más misteriosa

A pesar de haberse formado en el extranjero, se les identifica como una banda mexicana porque aquí fue donde hicieron la mayor parte de su carrera, además de haber lanzado un disco homónimo en 1969, cuyo vinilo se ha convertido en uno de los más caros y buscados por coleccionistas.

La agrupación cambió en diversas ocasiones de line up pero el más famoso estuvo conformado por:Frank Tirado- voz y bajo, Pedrín García – guitarra, Julio Arturo Fernández- teclados y Rafael Cruz – batería. Cabe destacar que en su sonido se puede apreciar la gran influencias de músicos como Cream, Led Zeppelin y Jimi Hendrix, además de tener letras en inglés. Su trabajo era tan bueno que podría pasar por el de unos americanos o británicos sin problema alguno.

Afortunadamente en la Ciudad de México lograron tener muy buena aceptación en sus conciertos de la Zona Rosa, al grado de tener apariciones en la televisión y cobertura por parte de las revistas especializadas. Esto les permitió que la disquera Orfeón se interesara en ellos para grabarles el disco que para sorpresa de muchos no gozó de buenas ventas, por lo que tuvieron que sacarlo del mercado aunque también fue para evitar pagar impuestos.

Los Kaleidoscope se marcharon a Estados Unidos para probar suerte, ahí continuaron tocando para luego desintegrarse y volverse una mito del rock mexicano, porque debido a la falta de información sobre ellos, mucha gente ha asegurado que se trataba de un grupo fantasma, cosa que no es cierta. Tal vez sean pocos los que recuerden su música, pero a finales de los años noventa se lanzó un vinilo de su álbum con la idea de engañar y venderlo a una cantidad exorbitante de dinero haciéndolo pasar por el impreso en el ’69. Aunque en 2011 salió una reedición únicamente de 2 mil copias, pero este si se trató de una edición oficial.