Let’s Rock, el nuevo disco de The Black Keys

Música 12/07/2019

Let’s Rock, el nuevo disco de The Black Keys

Let’s Rock es el noveno álbum de estudio del dúo de rock estadounidense Black Keys. Fue lanzado el 28 de junio de 2019, a través de Easy Eye Sound / Nonesuch Records.

Este disco presenta muchos inconvenientes y el primero proviene desde el nombre Let’s Rock, ¿es real?, ¿Volver a retomar los orígenes del rock de los 70 con este trabajo? El solo hecho de pensarlo es muy atrevido.

¡Síguenos en Facebook y gana boletos para conciertos y festivales!

Recordemos que el rock se caracteriza por el sonido, distorsión y power shot que presentan las guitarras, los graves del bajo que coinciden y proporcionan un “punch” al bombo de la batería, el sonido seco del “rim shot” en la tarola, los toms súper profundos y el sonido potente de los platillos. Todo esto con la intención de proporcionar un sonido potente, pero, lo que destaca en la cosmovisión del rock de los 70, es la originalidad de las melodías y acompañamientos, adicional a ello, algo esencial se deriva de los solos “virtuosos” de guitarra.

Este disco no contempla ideas originales, al escucharlo te das cuenta que es una mezcla tensa entre los arpegios que alguna vez escuchamos con The Clash, Creedence, ZZ Top e incluso AC/DC, son ideas amontonadas y sin orden.

Sus cadencias armónicas y melodías son muy simples, no termina de explotar el poder de las cadencias en los coros, lo que provoca que todo se escuche plano (flat), sin energía, sin intención, sin “punch”.

Este trabajo no destaca por la ejecución virtuosa de sus integrantes, mucho menos por solos en la guitarra, qué, por cierto, hay muy pocos. Lo que sí es interesante es el trabajo en la mezcla, masterización y los pocos motivos melódicos que se presentan a lo largo del disco, pero no para repetir la canción más de una vez.

No es un buen disco, no retoma las características principales de la música que quieren igualar, este trabajo es tedioso, provocando que pierdan su identidad musical y hace dudar al espectador sobre lo que está escuchando. La idea es interesante, pero está mal ejecutada. Debemos entender que no podemos retomar en su forma pura la música de hace 40 años, menos copiarla, la música está en constante evolución, hay miles de ideas como para encasillarnos con este disco que no está ni cerca de ser lo que alguna vez fue el verdadero rock.

¡Síguenos en Facebook y gana boletos para conciertos y festivales!