Los fuckboys: ¿se acerca el fin del romance?

Tendencias 02/04/2019
fuckboys

Los fuckboys: ¿se acerca el fin del romance?

El amor… ¿cómo definirlo en nuestros tiempos? Pareciera que en la actualidad todo lo que se relacione con sentimientos, es anticuado, peor aún: parece que el Apocalipsis del romance está cerca. Hoy en día es poco común encontrar parejas sólidas, ese sinónimo de “amor incondicional”, la fidelidad, el “y vivieron felices para siempre”. La sexualidad y el libre ejercicio de la misma ya no está bajo la sombra del tabú, y el “follamigos” ya es bastante común. Pero, ¿qué sucede con aquellos chicos que pretenden tener una novia, pero no hacen nada de lo que significa eso, excepto el sexo? Hablemos de los fuckboys.

La definición que el Diccionario Urbano encontró para este espécimen es:

“Por lo general se trata de un chico que se cree todo un hombre, pero que no puede comprometerse con nada ni nadie. Él solo piensa con la cabeza del pene y únicamente le importa cómo y cuándo lo introducirá en quien se deje. Por lo regular, este estereotipo sólo encuentra a una mujer en su vida que por primera vez lo pone en su lugar; misma de la que se enamora profundamente”.

Lo cierto es que todas, en algún punto de nuestra vida, nos llegamos a topar con al menos un fuckboy, y la realidad es que irremediablemente saldremos heridas.

Como mencionaba algunas lineas arriba, el tener un follamigo, fuck buddie, como sea, ya es algo bastante normal, lo mismo que el conocer a alguien que te atraiga sexualmente y que te haga decir “órale, le entro”, pero esto no debe ser confundido con el fuckboy. Los casos anteriores siempre se tratan de algo acordado entre ambas partes, solo es “sexo y ya”, para últimas, esto es premeditado y sabes a lo que le tiras. Y sabes también que no te vas a enamorar, por que ambos solo se ven para el “desquite”.

Pero, ¿qué diablos es un fuckboy?

Con los fuckboys no funciona igual. Frases como “es que me gustas mucho pero no quiero arruinarlo”, “no me gustan las etiquetas”, “te amo pero soy un idiota”, ¿te suenan? Los fuckboys te van a tirar todo el verbo posible con un solo propósito: llevarte a la cama.

Mientras el fuck buddie podría ser el tipo más sincero del mundo con un “oye, vamos a coger”, el fuckboy va a decirte lo que quieres escuchar, por que ya estás enganchada y por que claro está, el no se va a quedar con las ganas.

Dentro de sus excusas para no entablar una relación seria contigo (en lugar de decirte que simplemente no quiere) algunas de las más sonadas es que “está confundido”, que “sus problemas lo están volviendo loco”, o que “le han hecho tanto daño que le cuesta volver a entregarse al amor”.

¿Qué va a suceder con esto? Claro que el dude en cuestión se victimiza a tal grado que tu, cegada y conmovida, piensas en no hostigarlo tanto por que quieres que este bien. Lo cierto es que está disfrazando una realidad: una vez acostándose contigo, no te va a volver a llamar, salvo para repetir el sex, y luego nada otra vez.

Claro que lo que va a pasar con esto es que estarás mortificada, preguntándote que diablos hiciste mal, y naturalmente asumiendo que fue tu culpa, todo esto mientras aquél individuo está pasándola bien con otra chica, rompiéndole el corazón en el acto.

Fuckboys han existido siempre, y en diferentes presentaciones. Algunos dicen que les gustaría pasar más tiempo contigo, pero que no se puede, y posteriormente los ves en stories de Instagram en una buena peda con otras chicas, otros dirán que están demasiado cansados y que irán a dormir, y podrás verlo en linea durante un par de horas más. Claro que no puedes cuestionarle, al final “no son nada”.

Pero como dije, a todas nos ha tocado enredarnos con un fuckboy, por lo que me di a la tarea de preguntarle a la redacción de Freim sobre sus historias con estos tipos, y de paso te sea más fácil identificarlos.

fuckboys

Estas son las historias de las chicas de Freim, el como nos metimos con fuckboys y terminaron dándonos en la madre

Amayrani:

“Fue su cumpleaños y me esmeré en hacerle un regalo (hacerlo, no comprarlo) durmiendo bien pinche tarde, para que dos semanas después hiciera un fiesta a la cual no me invitó, pero el idiota subió una foto del lugar el cual ubiqué, y le caí para hacerla de a pedo como buena novia loca que era y me quedé a la fiesta solo a darme en la madre, viendo cómo si había invitado a las otras… por eso no me invitó. Después de esto me empedé 2 días seguidos”.

Astrid:

“Me arruinó un concierto, lo llevé a ver a mi banda favorita y su frase después de 4 canciones: “¿te gustan más ellos que yo?” Me arruinó todo el concierto. Ufff, es un monstruo, hasta orden de restricción le puse cuando apliqué el “amiga, date cuenta”.

Casandra:

“Estuve durante años ahí, bien in love del man en cuestión. Decía que nosotros “estábamos destinados”, y bien imbécil me la creí. Siempre decía que las etiquetas no eran lo suyo, y yo cedía por que no quería presionarlo. De repente ya andaba con cualquier girl que conocía casi inmediatamente. Hace un año estábamos fine, y en mi feed me apareció lo que se comentaba con otra, con la que también traía ondas. Le di like y me bloqueó. Volvió y duró hasta hace poco. Resultó que simplemente “no podía con esto”. Ahora quiere que seamos follamigos, y jura que no es un fuckboy”.

Lilian:

“Salía con un músico, me empezó a hablar bonito, yo lo traté de amigos pero el dijo que quería que saliéramos en plan romántico, según se iban dando las cosas y se abría conmigo, luego comenzó a portarse seco. Lo invité a un DJ set de Tayrell y me dijo que “no tenía dinero”, luego lo invité al aniversario de Freim, me dijo que no. Yo no fui por que me enfermé, luego me enteré de que había invitado a otra girl, que lo dejó plantado. Y al poco tiempo empezó a andar con otra niña, con la que salía su amigo, o sea le dio bajón A SU AMIGO. Apenas me lo encontré en una fiesta y su novia no iba, me preguntó que que pensaba de el y si lo odiaba, le dije que no. Me vio con otro de sus amigos y me dijo: creo que ya valió madres, ¿verdad?”.

Mariana:

Sí, estábamos festejando nuestro aniversario de un año, bebiendo y platicando, muy emocionado me preguntó que si me quería casar con él, yo toda pendeja le dije que sí, a la semana siguiente me dijo que siempre no, que lo dijo porque estaba emocionado pero que no quería eso en realidad, me decepcionó mucho… Además de que habíamos quedado en no hablar con nuestras ex parejas, y yo cumplí. El tenía a su ex novia como “Prima Maggy”.

 

Como puedes ver, el modo en el que el fuckboy opera puede presentar distintas variables, pero al final resultan ser lo más parecido a un “vampiro emocional”, con el que te entregas creyendo ciegamente, pero el solo busca una sola cosa. A lo que nos surge una duda: ¿por qué no es claro desde el inicio?

Facil: por que no quiere. Si bien los fuckboys quieren sexo seguro, también quieren un sitio a donde recurrir cuando se sientan solos, vacíos (más vacíos), y tristes, cuando necesiten amor. Quieren que de repente les llenes de mimos, pero solo cuando ellos quieran, una dosis breve para poder seguir adelante. Pero, ¿qué hay de lo que tu quieres? Ahhh, y ni por error creas que ellos va a ir a tu casa, pues como si se tratara del mismísimo Uber Eats, te dicen “veñ” sabiendo que vas a acceder. Comida gratis y a domicilio.

Los fuckboys son inmunes a ser ignorados, por que cuando sienten que te están perdiendo hacen de todo para recuperarte, ya sabes, el típico “una de cal, una de arena”, pero no es por que te amen de verdad, es simplemente que ya estás ahí, perderte significaría tener que conquistar a otra, y que flojera. También suelen volver cuando tu ya estás saliendo con alguien o los estas superando, pasa sin ver.

Pero ya lo decía Amayrani:

“Pareciera que hacemos un casting de pendejos”.

 

¡Síguenos en Facebook y gana boletos para conciertos y festivales!