Massacre 68, lejos de olvidar

Tendencias 19/02/2018

author:

Massacre 68, lejos de olvidar

Por Israel Martínez

No son de los nuestros, no son campesinos.

No traen uniforme, sólo un guante blanco.

Batallón Olimpia, están esperando,

cientos de inocentes serán su blanco.

¡2 de octubre no lo olvidaré!

 

Como fieras salvajes, tras su presa,

los soldados atacan en la plaza,

con patadas, bayonetas, metralletas,

demuestran el abuso de su fuerza.

 

Cientos de soldados bien armados,

no hay escapatoria, ¡seremos masacrados!

 

Cuerpos inertes, mutilados, profanados.

Presos políticos seremos nombrados.

Un numero incierto de muertos,

cuyos cuerpos serán ocultados.

 

Cientos de soldados bien armados,

no hay escapatoria, ¡seremos masacrados!

 

¡Masacre, masacre, masacre 68!

¡Masacre, masacre, masacre 68!

Masacre 68, no lo olvidaré.

Masacre 68

I

Massacre 68 es la banda más representativa y popular de la escena o movimiento punk mexicano. Es claro. No podía ser de otra forma con tal nombre: el histórico asesinato y encarcelamiento de estudiantes que fracturó el espíritu del tiempo, que instauró un largo periodo de represión social, político y cultural en el país, en el cual nacimos varias generaciones; que ahogó en la apatía, en la ignorancia e indiferencia a nuestra comunidad, sin poder salir de ello al día de hoy. Llamarse Massacre 68 no es poca cosa, y ponerse ese nombre en 1987 menos; cuando el rock&roll mexicano solía deslizarse por otros intereses u objetivos lejos de abordar lo político frontalmente. Denunciar y protestar hasta las últimas consecuencias. Incidir en un verdadero cambio generacional. Massacre 68 lo hizo.

También es claro que es la agrupación más importante por el radical centralismo que se practica en este país, en donde, por ejemplo, a menudo se le dice movimiento punk mexicano a lo que sucede únicamente en el ex Distrito Federal y el Estado de México, eso sí, una escena multitudinaria que ya se ha dicho no existe ni en otro país como tal. Pero que muchas veces poco tiene que ver con sus símiles en la frontera norte, Jalisco, Nuevo León o la región sur del país, sólo por citar algunas zonas donde ha habido brotes por igual relevantes dentro de esta escena.

Cientos de estudiantes se reúnen en las plazas,

en mítines y marchas exigiendo democracia.

Exigen el derecho para poder ser escuchados,

que se les tome en cuenta y no sean ignorados.

 

¡Matan, matan, matan a cientos de estudiantes!

¡Matan, matan, matan para conservar su jerarquía!

 

¿Dónde quedarán los cuerpos destrozados?

Sus ideales son borrados por cuerpos represivos.

 

Ven y mira la cara del comunismo,

la falsa democracia que destroza al pueblo.

Tanques aplastando a estudiantes indefensos,

ráfagas de fuego penetran en sus cuerpos.

 

Esto existirá con líderes fascistas,

que gozan masacrando, violando y torturando

a quien exige libertad.

 

¡Matan, matan, matan a cientos de estudiantes!

¡Matan, matan, matan para conservar su jerarquía!

 

¿Dónde quedarán los cuerpos destrozados?

Sus ideales son borrados por cuerpos represivos.

Un día en Pekín

II

Fundado en 1987 por integrantes que ya habían estado en otros grupos pioneros del hardcore-punk del centro del país como Histeria, Kaos Subterráneo o Descontrol; me refiero a July (tambores), Viruz (guitarra), Thrasher (bajo) y Aknez (gritos), Massacre 68 necesitó sólo de unos cuantos meses para tocar en vivo en infinidad de barrios y prender la mecha de un incipiente movimiento punk más politizado, activista y conectado con escenas de todo el mundo a través del correo, la cinta y el fanzine. Comunicarse así era lo habitual en el subterráneo cultural.

Su sonido era rasposo y crudo, sello de la casa en el punk mexicano (esto sí de cualquier región), pero más cercano a lo que se producía en Finlandia, Italia o Brasil, que en Inglaterra, a diferencia de los cientos de grupos que se fusilaron toda la discografía ochentera de The Exploited. Otro punto distintivo fue la gruesa o ronca voz de Aknez y sus desplantes en vivo, bailando rudamente y azotando cada escenario por el que pasó: desde un baldío hasta un salón de bodas. Massacre 68 se perfiló desde 1988 como la gran banda del hardcore-punk azteca.

III

Su popularidad fue creciendo y su demo llegó a distintas ciudades de México. Comenzaron a visitar algunas ciudades cercanas a la capital. Viruz se mudó a la frontera de Baja California Norte y colaboró con bandas también pioneras como Solución Mortal y Espécimen. Thrasher dejó el grupo para comenzar con Atoxxxico; sí, otra de las agrupaciones mayúsculas del punk chilango, esa que cita Café Tacvba en La Chica Banda, pero que se negaron a salir en el video. Se integraron Pedro en el bajo y Chompis en la guitarra. Encabezaron todo tipo de conciertos, mítines, festivales autogestivos y también, por supuesto, fueron estafados una y otra vez por promotores rock&roleros. Massacre 68 se posicionó como la banda estandarte del punk en el centro del país.

En 1990 apareció su primer álbum: No estamos conformes. Dedicado al movimiento estudiantil y con letras que, hirientemente, siguen siendo reflejo de nuestro contexto político y social veintiocho años después de su salida. Pero también había autocrítica al movimiento punk, como el tema Víctima del vicio, certero para describir uno de los problemas que cohibieron el crecimiento y apertura de esta escena: el abuso de las drogas.

Después de abrir para La Polla Records en Pantitlán, aproximadamente frente a ocho mil personas y levantar en rabia a todo el foro, de alguna manera podía intuirse la próxima disolución de la banda: el fuerte carácter o personalidad de sus integrantes también ha sido un sello distintivo del grupo. Esto no podía durar tanto. En 1991, poco después de cancelar su participación abriendo para Eskorbuto se anunció su separación. No importaba que Saúl Hernández, empezando a subir hasta la cúspide del mercado roquero, los citara como una banda fundamental y que le había inspirado para seguir con Caifanes. Massacre 68 se retiró.


No estamos conformes,

los derechos humanos los violan en todas partes.

En México es el destino: hambre, miseria y depresión.

¡Hambre, miseria y depresión!

¡NO!

 

Debemos liberarnos del dominio explotador,

de puercos capitalistas.

Iniciemos una protesta: punks y gente deprimida.

¡Punks y gente deprimida!

 

Hambre, miseria y depresión.

¡Hambre, miseria y depresión!

A luchar, a luchar ¡Por la libertad!

No estamos conformes

IV

Desde entonces la trayectoria de la banda es confusa. En 1994 Aknez se aventó breves palomazos en tocadas realizadas en el ex Distrito Federal con distintas personas, siempre calentando la jornada. Hacia fin de ese año la agrupación realizó un concierto para conmemorar a amigos que habían fallecido como Tex (de Histeria) o Vladimir, fundador de la revista Banda Rockera. Pero el evento terminó en careos entre Aknez y el público. A partir de ahí la tónica se ha mantenido.

En 2004 volví a ver el nombre de la banda anunciado. Los escuché en vivo en mi ciudad natal, Guadalajara, en lo que fue su segunda visita (la primera en 1990), ya con algún miembro no original como invitado. El concierto fue memorable, incluyendo, una vez más, el pique entre Aknez y la audiencia. Tocaron en varias partes del país, pues en su periodo original poco lograron viajar. Un año más tarde retornaron a Guadalajara para tocar sólo seis o siete canciones: el contacto con el público era demasiado ríspido, sobre todo con un núcleo de jóvenes punks que visitaban la ciudad desde el centro del país, que todo el tiempo les gritaban capitalistas y ofensas por el estilo, tan carentes de sentido pero desafortunadamente abrazadas por el punk mexicano desde la década de los ochenta.

V

Massacre 68 dejo un álbum inconcluso: Zonas marginadas, con un hardcore muy potente y algunos flirteos hacia el rock oscuro. También quedo pendiente una línea más ligada al ska, como en el tema No al pacto, que nunca se publicó oficialmente pero se incluía en grabaciones de tocadas que hacía el público. Durante algunos años Aknez llegó a hacer algún concierto con distintos invitados. July armó algunas bandas para divertirse en Finlandia, donde reside desde los primeros años de los noventa. Massacre 68 se convirtió en un mito.

La nobleza nos engaña.

Y el desfalco monetario,

y el partido tricolor,

el patrimonio nacional

lo gasta la burocracia,

la deuda externa sigue creciendo,

y la pobreza sigue subiendo.

 

Decadencia del gobierno y su sistema ya podrido.

¡Ya podrido! ¡Ya podrido!

 

Desequilibrio administrativo,

el gobierno nos especula,

sube el costo de la comida,

drogas y desempleo.

Es el éxito del gobierno

que amenaza este país

con venderlo y endeudarlo.

 

Decadencia del gobierno y su sistema ya podrido

¡Ya podrido! ¡Ya podrido!

Sistema podrido

VI

En febrero de 2009 se llevó a cabo un concierto que reunió por primera vez a las tres agrupaciones más influyentes del punk en este país: Solución Mortal (Tijuana), Sedición (Guadalajara) y Massacre 68, en la ciudad de Querétaro. De alguna forma este evento vaticinó el fenómeno que se ha dado en la presente década: el resurgimiento de la vieja escuela del movimiento punk mexicano, propulsado principalmente a través de Facebook, espacio público en el que se han encontrado miles de ex militantes y que ha propiciado el retorno a plenitud de agrupaciones como los mismos Sedición, o efímeros retornos como el de M.E.L.I. (Muerte en la industria), al generar nuevamente rutas de comunicación y acción. Asimismo, la hiper-mitificación, de por sí ya extrema, de la movida punky, cayendo a veces en casos que más competen a Paty Chapoy y a su equipo, que a una escena supuestamente crítica o radical.

A finales de 2016 se anunció una serie de conciertos en el centro del país con la alineación que formó Massacre 68, además de Pedro. Esta ocasión, bien aceitadas las redes sociales y adhiriendo una rueda de prensa que hizo circular la noticia por infinidad de medios, incluyendo impresos, la expectativa se fue a tope. Un par de fechas se abarrotaron en foros de la colonia Roma y Ecatepec. Otra más no pudo consolidarse en un foro grande debido al temor de que hubiera posibles conflictos con los punks, por supuesto por parte de la administración del lugar. A los pocos meses se anunció la posibilidad de que la banda realizara una gira por varias partes de México, pero la geografía en que residen algunos integrantes y diferencias personales hicieron que esta no pudiera consolidarse.

VII

Massacre 68 hoy es conformado por July, Viruz y Thrasher. En 2017 realizaron una gira por Europa que incluyó ciudades de España, Alemania, Suecia y Finlandia. Poco antes habían circulado por Colombia y ahí grabaron el demo Sembrando muertos, que es sólo un antecedente a lo que será su álbum de larga duración, El muro, capturado en pleno siglo XXI con cinta analógica en Finlandia. Para 2018 realizarán nuevas giras por varias partes del orbe.

Ex MASSACRE 68 es conformado por Aknez, Pedro, Chompis y un invitado, Doberman. Este 2018 publicarán el álbum Zonas marginadas y se encuentran en plena gira por varios puntos de México. El 10 de marzo realizarán una fecha histórica al presentarse gratuitamente en el Foro al Aire Libre de la Casa del Lago UNAM, sitio en el que se realizaron jornadas anarco-punks en la segunda mitad de los ochenta y manifestaciones contra el proyecto de la Laguna Verde.

El salario de un obrero,

no alcanza para vivir.

Y los malditos patrones

no se ponen a pensar,

que la gente muere de hambre

por culpa de su extorsión.

 

Tranza hay en el gobierno,

y en los comercios también.

Tantas huelgas y miseria,

y no encuentran solución.

 

Yo me opongo a este sistema,

pues te brinda la muerte.

Es lo único que promete,

un crimen capitalista.

 

¡Crimen capitalista!

Crimen capitalista

2018

¿Qué es lo que puede aportar hoy una escena punk al contexto político y cultural de un país tan devastado en todos los sentidos como México? Sobre todo tomando en cuenta que los jóvenes tienen mucho más referentes e información en unos cuantos segundos, a diferencia de lo que llegaba a cuentagotas en nuestras generaciones nacidas en los sesenta, setenta o primeros años de los ochenta. También situando críticamente al punk hoy como una oferta más de entretenimiento o incluso moda.

Quizá lo que puede abonar es, justo, una historia de rebeldía y autenticidad. Porque hoy todo mundo se nombra punk, pero en torno a este eco masivo la realidad es que pocos estuvimos ahí. Ya sea en la tocada, en el tianguis, en el fanzine, en la manifestación, en las jornadas o talleres, en los círculos de estudio y crítica, en las cocinas vegetarianas, incluso en la cárcel. Si no estuviste ahí, agrupaciones como Massacre 68, Solución Mortal o Sedición podrán darte “un norte” de ello, de cuando salir a la calle con una camiseta rota de los Sex Pistols era de mal gusto y un blanco para la policía. No una mercancía de Pull&Bear. También de la evolución, o no, de este tipo de “movimientos”, que paradójicamente a veces es lo que menos tienen: movilidad, elasticidad o apertura.

Tantas cosas por descifrar, desmitificar. Pero sólo eso podrás hacerlo con tus oídos y tu cuerpo. Fuera de la red social. Rozando tu hombro con otro. Y entonces a ti te tocará formular tu propia revolución, o evolución. Y fracasar, muy probablemente.

Como dice Massacre 68:

¡Esto fue por la libertad!