#MeToo: El caso Marilyn Manson y una industria sucia

Tendencias

#MeToo: El caso Marilyn Manson y una industria sucia

El pasado primero de febrero la actriz Evan Rachel Wood acusó a Marilyn Manson, su expareja, de abuso sexual y violencia doméstica. La actriz escribió todo esto a través de una publicación en su Instagram personal.

A raíz de esto, el efecto bola de nieve no se hizo esperar y tanto detractores del feminismo, incrédulos, fans del cantante y otros tantos cercanos al acusado dieron su opinión en apoyo o en contra de esta acusación.

¿Qué es lo que sabemos hasta ahora?

Tras las declaraciones de la actriz Evan Rachel Wood, otras mujeres que supuestamente han convivido y conocido a Marilyn Manson, empezaron a compartir por medio de redes sociales experiencias que tuvieron con el cantante. Todo esto desde la experiencia que tuvieron a través de meet & greets, siendo seguidoras de su música, en relaciones laborales o incluso personales.

La mayoría lo acusaron de manipulación, acoso, abuso y amenazas; mientras esto sucedía, la actriz empezó a compartir todas estas historias en su cuenta de Instagram. Ese mismo día que Marilyn Manson fue acusado por varias mujeres, Loma vista A Recording Company rompió cualquier relación con el cantante enviando un comunicado a través de Instagram. Además la disquera decidió no trabajar con Manson en un futuro. 

“En vista de las inquietantes acusaciones hechas por Evan Rachel Wood y otras mujeres nombrando nombrando a Marilyn Manson como su abusador, Loma vista dejará de promocionar su álbum actual con efecto inmediato…”

También se mencionó que el personaje del cantante que aparece en la serie American Gods sería eliminado. Desde septiembre de 2019 se había anunciado en el cast y aunque solo ha aparecido en dos episodios de la tercera temporada, el canal Starz, por el cual se transmite la serie también lanzó un comunicado a través de Twitter mostrando su apoyo a las víctimas.

Manson respondió a las acusaciones

“Obviamente, mi vida y me arte han sido durante mucho tiempo imanes de controversia, pero estás recientes afirmaciones sobre mí son horribles distorsiones de la realidad. Mis relaciones íntimas siempre han sido completamente consensuadas con socios de ideas afines. Independientemente de cómo, y por qué, otros ahora eligen tergiversar el pasado, esa es la verdad”.

Apoyo a las acusaciones contra Manson

Rose McGowan, quien fuera pareja del cantante a finales de la década de los 90, mandó un mensaje de apoyo. Ella mencionó que se sentía triste y disgustada, pero al mismo tiempo se sentía orgullosa por las mujeres qué decidieron levantar la voz y ella especificó que aunque Manson no había sido un violentador con ella, no quería decir que actualmente no lo fuera.

Recordemos que Rose ha sido una activista feminista y que denunció por abuso sexual a Harvey Weinstein. Su lucha ha contagiado a otras mujeres y aunque actualmente su carrera sufrió los estragos de evidenciar la mafia de Hollywood, así como sus esferas de influencia. Ella mantiene un Activismo estridente.

No solo ella, también Wes Borland, guitarrista de Limp Bizkit, mencionó que las acusaciones de Evan eran verdaderas. Borland fue guitarrista de Marilyn Manson por 9 meses y dijo que el cantante no es una buena persona, es un tipo increíble y talentoso pero también dijo que era una persona demente que necesita ayuda para estar sobrio y sanar cualquier situación con sus demonios internos. En su declaración, menciona que él estuvo presente cuando Evan Rachel Wood vivía con Marilyn y no era una relación sana.

Por otra parte, Trent Reznor, frontman de Nine Inch Nails, quién impulsó la carrera de Manson en sus primeros años, se posicionó al respecto lanzando un comunicado en el cual mencionó que lleva años sintiendo desagrado por Marilyn Manson y por ello había cortado relaciones con él desde hace 25 años. Ademas de aclarar que su papel en la biografía publicada de Manson estaba plagada de mentiras.

En “Long Hard Road Out of Hell” se menciona que Reznor y Manson violan a una mujer mientas se encontraba en estado de ebriedad antes de ser contratado para su disquera.

Testimonios en contra

Otra expareja de Manson que brindó su declaración fue Jenna Jameson, quien mantuvo una relación con a mediados de los 90. Ella dijo que se alejó del cantante cuando tenía 22 años después de que Manson le dijera que fantaseaba con quemarla viva. Agregó que al cantante le gustaba – sexualmente – morder de manera violenta y eso era desconcertante. El cúmulo de acciones violentas le llevó a dejado. Pero también aclaro que dentro de las prácticas sexuales todo fue consensuado.

Love Bailey, una artista visual transgénero, quién trabajó con Manson, contó que en el año 2011 acudió a la casa del acusado para realizar una sesión de fotos con él y otra artista de Hollywood. Al llegar a la casa le mencionaron que el par estaban “terminando” unos asuntos en otra habitación.

Cuando se le permite entrar a la habitación para preparar a la mujer para la sesión, ella notó que la actriz se encontraba desorientada, lo que llevo a Bailey a creer que había sido drogada. Al tratar de vestirla, Manson sacó una pistola y le apunto con ella a la artista en la frente diciéndole que a él no le gustaban los maricas. Bailey cree que está fue una manera de intimidarla para que no dijera nada.

Dita von Teese, modelo y empresaria, también ex esposa de Manson declaró. Explicó que no había brindado declaraciones porque seguía procesando la información sobre el cantante. También dijo que las acusaciones no correspondían a su experiencia personal con Manson, ella estuvo en una relación 7 años con el cantante y si ella hubiera sufrido abusos de su parte, ella nunca se hubiera casado con él en el año 2005. Mencionó que su separación fue a causa de infidelidad y abuso de drogas.

Sin embargo, ella en ningún momento defendió a Marilyn Manson. Por otra parte, ella exhortó a que todos aquellos que hayan sufrido violencia tomen medidas para sanar y tener la fuerza para realizarse plenamente.

 

Phoebe Bridgers, artista revelación del año pasado también arremetió contra el cantante. Ella dijo que fue a la casa de Marilyn Manson cuando era adolescente con un grupo de amigas ella. Admitió que era una fan, sin embargo cuando escucho a Manson referirse a una habitación de su casa como “el cuarto de las violaciones” dejó de ser su fan.

Creyó que era un humor típico del cantante, no obstante ella asegura que tanto su manager, la banda y hasta la disquera sabían de esto por lo que separarse actualmente del cantante era hipócrita.

Una industria sucia

Con el último testimonio queda en evidencia lo que la normalización y banalizacion de la violencia ha provocado incluso en áreas que nunca creímos, como la música. ¿En serio vamos a pretender que nunca notamos conductas violentas en Marilyn Manson?

Desde conciertos hasta entrevistas. Sin embargo no vamos a negar la importancia que tiene en los anales de la música, desde la satanizacion de su persona hasta masacres atribuidas debido a su forma de pensar, Marilyn Manson ha mantenido un concepto que incomoda.

La actualidad ha traído nuevas perspectivas que antes no cuestionamos, probablemente por ello muchos de los testimonios de décadas posadas han salido a la luz. Como ya mencioné, la violencia es ya parte de nosotros, no nos damos cuenta cuando la replicamos no somos cómplices y este tipo de cuestionamientos debe permitirnos abrir un panorama a una realidad social dónde no quepan conductas que dañen al otro.

En múltiples entrevistas Manson se mostró abierto respecto a sus prácticas sexuales y a veces hasta fetiches, al punto de mencionar un gusto por tener relaciones sexuales hasta cinco veces en el día. No nos mostremos incrédulos frente al caso y menos defendamos lo obvio. Al final, la industria musical, así como Hollywood mantendrán un estado sectario referente a sus miembros al encubrir los horrores que poco a poco seguiremos cuestionando.