Música nueva: los 7 lanzamientos Freim de la semana: 006

Música 07/03/2018

Música nueva: los 7 lanzamientos Freim de la semana: 006

Esta semana los lanzamientos de esta sección son discos de alto calibre, cargados de una belleza y complejidad indecibles, enmarcando una paleta sonora preciosa, necesaria y sensiblemente inteligente. La música nueva no para en este 2018 que ya arranca su tercer mes.

Discos de diversas geografías, estilos y cabezas llegan hasta nuestros oídos para deleitarnos con pop, electrónica, folk fantasmal y electrónica inteligente. De Alemania a Italia, Pasando por el Reino Unido y hasta Mexicali, la música nueva de este temprano marzo es clave para irle tomando el pulso al espíritu del año desde diferentes perspectivas.

Gocen, escuchen y forjen su propia opinión, que la música nueva puede ser gratis si nuestra curiosidad así lo demanda. Que la disfruten.

1. Trillones-Tal vez sí existe

Con Tal vez sí existe, Polo Vega da un paso firme hacia su evolución musical y ratifica el aprecio que se le tiene como un productor de sensibilidad muy particular, la cual tiene la virtud de poder abarcar diversos estilos y narrativas, a través de una electrónica cálida, hermosa y firme, que lo mismo abreva de los sonidos de su generación que de un cosmos personal sumamente cándido y humano, engranando cada vez con mayor soltura sus ideas a través de producciones atesorables.

Los once tracks que componen Tal vez sí existe, si bien mantienen el estilo de este productor que ya va para el quinto año bajo el nombre de Trillones, logran arriesgar un poquito más para tejer un diálogo afable e inteligente con el escucha, en donde la mecánica rota hermana de forma afortunada con un sentido percusivo delicioso y canciones dulces dislocadas. Desde Mexicali con cariño, uno de los mejores discos nacionales en lo que va del año. Ahí nomás.

 2. Tracey Thorn-Record (Unmade Road)

Resulta sorprendente pensar que a sus 55 años, la cantante británica Tracey Thorn, vocalista de las Marine Girls y Everything But The Girl en el pasado, vaya a paso firme en su carrera discográfica, que si bien ha sido relativamente somera como solista siempre ha arriesgado un poco más cada vez sin perder su característico estilo, el cual hoy toma forma en Roads, su quinto disco de estudio y el más reciente en cinco años.

Nueve canciones bastan para aglomerar y ordenar la dulzura y variedad de una cantante que mantiene la calidez y la inventiva, que si bien ya se percibe a otros tiempos sigue pegando por su calidad y tino. Roads es un disco que aborda la feminidad desde un punto honesto y sencillos, a través de arreglos preciosos y un uso adecuado de la electrónica. Un excelente disco pop para los amantes de esta voz, que a veces nos recuerda a los mejores años de Everything But the Girl o a Sade, incluso.

 3. Linda Sjöquist-Hogar Monocromático (Nytt Arkiv)

Cnocida en el mundo del folk underground experimental como Cancioneira, el más reciente trabajo de esta venezolana radicada en Malmö, Suecia, condensa la belleza de la sensibilidad femenina a través de nueve canciones, que logran dar vida a momentos de suma hermosura, con un folk fantasmal de rigurosa guitarra acústica, el cual nos recuerda mucho a la cantante Joanne Robertson, otrora comparsa en algunos de los cortes más sosegados del no menos experimental Dean Blunt.

Canciones sobre la fe, el tiempo, la primavera interna y el amor. Atmosférico, espectral y sosegado, un disco que amarra mejor con las luces apagadas y el suficiente espacio para perderse en sus linderos sentidos. Belleza pura.

 4. Graham Coxon-The End of the Fucking World

El mejor guitarrista que ha tenido Blur en su historia vuelve con un trabajo comisionado para la polémica serie de Netflix, la cual se ganó el cariño de las generaciones más jóvenes y la crítica severa de las huestes más duras de los especialistas en contenidos audiovisuales.

Si bien la serie es una oda al amor de chavo, el dolor adolescente y la intensidad de las relaciones humanas, el score y soundtrack de la misma logran funcionar aparte gracias al genio de Graham Coxon, quien nos trae un bello compendio de temas folk, los cuales no se sienten acartonados ni hechos a medida, con la guitarra como arma principal (obviamente) y unas reminiscencias campiranas deliciosas. Suave paliativo para quienes llevamos más de seis años esperando un nuevo trabajo de estudio de este excelso artista. Puntos a parte cuando se pone medio roquerito noventero y nos recuerda la etapa más inocente de Blur. Chido wey.

5. Alva Noto Unieqav ‎(Noton)

Difícil es seguirle la pista al corpus estilístico del músico alemán Carsten Nicolai, alias Alva Noto, quien siempre prolífico e interesante, nos vuelve a recetar una dosis de electrónica experimental de altos vuelos.

Como es costumbre, Unieqav es un complejo entramado de música inteligente, la cual se nutre del arte contemporáneo y la ciencia para entregarnos un disco que sorprende por su inventiva, atmósfera y tensión, mismas que se van resolviendo de forma humana, no en el sentido obvio e inmediato, lo cual es de agradecerse y que reta al escucha atento que busca linderos sonoros que viajen en un limbo que borra las directrices del baile y la contemplación.

6. Richard Youngs-Belief (O Genesis)

A estas alturas, resulta increíble pensar que el guitarrista experimental de Glasgow, Escocia, lleve a cuestas la friolera de más de cien registros de estudio y que su fama se limite a un nicho sumamente reducido, ese que sabe reconocer en Youngs a un artista completo, complejo y de un talante incomparable.

Pese a su complejidad y nubosidad densa, Belief es una gran oportunidad para entrarle a este maravilloso guitarrista, a quien no le tiembla la manopla a la hora de experimentar con las grabaciones de campo, los loops y las alimañas sonoras.

Richard Youngs comenzó a grabar Belief al capturar grabaciones de campo convertidas en ritmos programados, técnica que ya es un sello característico en la amplísima obra de este maravilloso músico. “Grabaciones de campo” es un término relativo, dado que al parecer Young nunca salió de su casa de su casa para lograrlos: interferencia de radio, extractor, platillos viejos, etc.

Lo que comenzó como un proyecto de arte se convirtió en un álbum en forma cuando su amigo Daniel O’Sullivan de Grumbling Fur, otro genio, le pasó las grabaciones a Tim Burgess, sí, el locazo ese de The Charlatans que emocionado no tardó en poner Belief en su sello, O Genesis. Desconcertante, humano y sumamente complejo Belief es un gran disco que vale la pena repasarlo más de dos veces.

 7. Lorenzo Senni & Francesco Fantini- The Challenge (Warp Records)

Los italianos andan con todo y llevan la batuta en cuanto a complejidad y sutilezas musicales se refiere. En 2016, el cineasta Yuri Ancarani estrenó su filme The Challenge, una película si se quiere ver experimental, el cual retrata la vida de unos acaudalados individuos adeptos a los halcones en Qatar, con imágenes fascinantes y enigmáticas, descrita por Warp Records como “un documental antropológico que observa los curiosos pasatiempos de los ricos en el desierto”.

Dos años después de The Challenge llega su score y soundtrack, el cual está editado con suma elegancia y finura, en un disco de altísimos vuelos, en donde la composición orquestal encuentra una luz imponente de la mano del gran Lorenzo Senni y Francesco Fantini, acompañados de la Orquesta Sinfónica de la Radio Nacional de Bulgaria. Vibrante, imponente y sumamente bello, un disco que funciona dentro y fuera del no menos maravilloso trabajo filmográfico de Ancarani.

¡Síguenos en Facebook y gana boletos para conciertos y festivales!