Música nueva: los 7 lanzamientos Freim de la semana: 002

Música 05/02/2018

author:

Música nueva: los 7 lanzamientos Freim de la semana: 002

Esta es la segunda entrega de los siete lanzamientos Freim de la semana. Para este temprano febrero, escuchamos música nueva transformada en diversas mutaciones provenientes de la escena local, de España, mexicanos en Manchester, psicodelia lo-fi angelina, entre otros brebajes.

Resulta padre ver que el vinil mantiene un ritmo constante en los lanzamientos aunque ya de una forma más razonada y sosegada que atienda las cualidades del formato. También vemos cómo sigue avanzando la maquila de cintas, tapes o cassettes, como los quieran llamar. Un formato limitado en sus linderos de calidad sónica pero que tienen todo el encanto del mundo.

Música nueva, lechuga fresca, sonoridades de cuño reciente directo para sus oídos. ¡Que la disfruten!

1. Yung Beef- A.D.R.O.M.I.C.F.M.S 4 (La Vendición)

Yung Beef y compañía sabían que el ascenso del trap era ante todo una cosa efímera, que había que inflar y reventar en cuestión de un par de años. Lo lograron, y aún así, Yung Beef ha venido dejando lo mejor de su vena letrística para expulsarlo en sus trabajos solistas, en particular los A.D.R.O.M.I.C.F.M.S.

Diecisiete cortes suculentos, en donde Steve Lean sigue imponiendo un estilo inconfundible, inventivo, pero ahora puestos en una palestra más cicatrizada, que en algunos caso podría verse como músculo y colmillo, incluso de forma sutil, para dar la vuelta y regresar al mismo perreo oscuro y futurista de siempre.

Un trabajo largo (casi la hora de duración), pero que logra recordarnos que Beef es la pieza más sólida de los Pobres y Steve Lean el mago precursor. A.D.R.O.M.I.C.F.M.S 4 es el mejor trabajo de Yung Beef en un buen tiempo. El rey ha vuelto, con una compilado que suma sus mejores temas recientes con material nuevo de fino calado. Material ilegal de importación.  

2. The Soft Moon-Criminal (Sacred Bones)

Cuarto trabajo de estudio como solista de Luis Vasquez, fundador de los Lumerians, banda psicodélica de San Francisco, y primero bajo el cobijo de uno de nuestros sellos favoritos, la norteamericana Sacred Bones. Criminal es sosa cáustica sobre el neo punk oscuro de este siglo, una cosa nada nueva pero que siempre ofrece atmósferas adictivas.

Un trabajo con momentos oscuros, trabajo duro y seco, confesional y autobiográfico hasta cierto punto sobre la infancia de Vasquez, quien sabe colocar beats en los halos post punks sin declararse un trabajo completamente electrónico. Vampiro novel.

3. Filthy Huns-Forever Beast (Not Not Fun Records)

Hipnosis raga ritual dub en la era del postinternet. O algo igual de viajado, serialístico y lo-fi. La Not Not Fun Records nunca falla y siempre nos da dulces pasados por humo para reconfigurar el baile y el rock, como una bruma espesa detrás de nuestro paladar. Pachequez mántrica californiana, cortesía de Nick Koenigs, quien nos trae este maravilloso Forever Beast, en forma de un tape de tan sólo cuatro cortes, pero que son la delicia de quienes gustan de los viajes largos y asoleados de artistas como Sun Ra, Indian Jewerly, o la parte más psicodélica de las Prince Rama. Llévense agua.

 4. Orrest-Holotype (Misc.)

En ocasiones se versa poco al respecto, pero la música electrónica también es el lenguaje de las correspondencias, las reacciones y los contrapuestos en tránsito constante dentro de una geografía determinada, sea ésta real o simbólica.

Con un debut íntimo y discreto, aunque lo suficientemente definido como para escucharlo varias veces y disfrutar de sus matices, desde Manchester nos llega Holotype, primer trabajo del artista multimedia Orrest (Stuart Haffenden), quien emplea su paleta de colores con un mood a veces dulce y evocativo, y otras un tanto más frío y contundente.

Dentro de los ocho cortes que componen Holotype, habita un IDM novel, que lo mismo podría abrevar de artistas como Four Tet que de un pop completamente deshilvanado, que posteriormente se evapora y da paso a una máquina en medio de la oscuridad, soltando ráfagaz sensoriales que juegan con el escucha para, justo, enviar y recibir correspondencia a una velocidad vertiginosa. Un trabajo sutil, sencillo, pero también inteligente.      

 5. El Shirota-”Tres de la mañana”

Urgen más bandas así, en donde el rock de guitarras y la libra del ánimo pese lo suficiente sobre el vértigo que exigen los instrumentos como para hacer un rock batiburrillo chingón, potente y así de contundente. En cosa de unos, más menos, cinco años y dos EPs, el Shirota, el orgullo rock de Atizapan, se ha convertido en una brutalidad de banda arriba del escenario y dentro del estudio.

Este año, El Shirota vuelve con música nueva para abril de este año con trabajo nuevo, grabado, producido y mezclado por Hugo Robota (Exploded View), y lo primero que deja ver es “ Tres de la mañana”, una estridente aventura motorizada adentro de un carro vergueado sobre la carretera asoleada. Si bien el trabajo en camino también será un EP de no más de cuatro cortes, las ansias ya nos comen de tan solo escuchar esta primera rola. Cabrón.

 6. Edgar Mondragón-Alba

El final del primer mes del año vio concretado el EP de uno de los músicos que comandan de igual manera una de las entidades electrónicas más finas y consistentes de México, Mondragón. Alba es un trabajo prominentemente más íntimo, breve y oscuro en sus linderos, pero sin un halo sórdido y premeditadamente brumoso que suele existir en las atmósferas de la electrónica experimental.

Compuesto por seis cortes de ensueño, Alba es un trabajo de música nueva masterizado por Norman Nitzsche de Calyx Studios y Diego Martínez de Suplex, viejo conocido de la electrónica subterránea experimental mexicana, en donde flotar, soñar y sintetizar son preceptos recurrentes y agradables mientras uno se pierde en la brevedad fría y evocadora de Edgar Mondragón. Gran trabajo.   

7. Borchi y su Doble Redoble- Carnaval Callejero Himnos de Club

Música nueva directamente desde Coyoacán, Ciudad de México, y trascendiendo esa banda que fue Beat Buffet, llega el debut de Pablo Borchi, un tipo que ya ubicamos perfectamente en los mejores toquines de influencia latina del país, y quien hará las delicias de quienes gustan de las frecuencias sabrosas, de fusión y con una experimentación muy particular, que lo mismo nos ha remitido a Nortec que a Antibalas en plan sintético. Mucha fiesta, buenos y metales y uno de los mejores discos de lo que va de 2018. Piscodelia fiestera para ambientes controlados.

¡Síguenos en Facebook y gana boletos para conciertos y festivales!